JA Teline V - шаблон joomla Форекс
02
Sun, Oct
122 New Articles

La disputa entre la delincuencia organizada

Editorial
Typography

El día de ayer se presentaron dos sucesos en Tuxtla Gutiérrez que tiene que ver con la presencia de la delincuencia organizada. En la madrugada, un grupo armado incendió una bodega en el que se encontraron armas de grueso calibre y horas después se vive un enfrentamiento entre delincuentes con la policía estatal, en donde un elemento de la policía resultó herido, sin que haya detenidos en ninguno de los dos sucesos.

La presencia de la delincuencia organizada es notable en varios puntos del territorio en Chiapas como sucedió en San Cristóbal de Las Casas o la detención de una célula del CJNG, que a la semana fueron puestos en libertad por la inconsistencia de las pruebas que se presentaron ante el juez o el asesinato del presidente de Teopisca o las actividades paramilitares que realiza el grupo Machete en Pantelhó o los enfrentamientos armados recurrentes en Frontera Comalapa.

La violencia provocada por los grupos de la delincuencia organizada no son hechos aislados sino que son frecuentes y sistemáticos, lo que evidencia que la plaza se está calentando, situación que se traduce en enfrentamientos entre los cárteles por el control de la plaza; ante una pasividad del gobierno, que deja entrever que existe un consentimiento hacia la actividad de estos grupos.

Las condiciones sociales en Chiapas, permite la operación de los grupos de la delincuencia en las comunidades y en los conflictos políticos, la protesta social, que puede ser legítima, se contamina con la presencia de la delincuencia organizada, como sucede en Pantelhó, Teopisca, Oxchuc y Chenalhó, lo que ocasiona graves y peligrosos problemas de gobernabilidad y de inseguridad.

El panorama social resulta poco halagüeño para Chiapas, no solo porque no hay voluntad del gobierno para atender la problemática de la delincuencia organizada sino porque existen muchos señalamientos del contubernio y colaboración de funcionarios y mandos de la fiscalía y de la secretaría de seguridad con los cárteles; en donde se percibe que el control y el poder lo tienen los jefes de los cárteles, que se muestran sin descaro y con mucha ostentación en las calles, bares y restaurantes e las principales ciudades del Estado.

La disputa entre los cárteles se puede incrementar en Chiapas, lo que pondría a la entidad en las mismas condiciones de violencia que se vive en otras entidades del país, en el que los gobiernos no tomaron las decisiones adecuadas para evitar la descomposición social y el dominio de los cárteles y hoy viven graves problemas de violencia y de inseguridad.