JA Teline V - шаблон joomla Форекс
07
Wed, Dec
115 New Articles

La importancia y riesgos de la frontera sur

Editorial
Typography

Resulta preocupante cómo se recrudecen los conflictos en Chenalhó, en el que los grupos paramilitares continúan realizando disparos y ocasionando muertos en la población, situación que provoca nuevos desplazamientos en las comunidades. Esto a pesar de las múltiples reuniones que el gobierno de Rutilio Escandón y personal de la secretaría de gobernación han mantenido con autoridades y cabezas de estos grupos armados, a punto tal de que se han firmado acuerdos de paz sin que haya los resultados esperados.

Los sucesos provocados por los grupos paramilitares en Chenalhó, presenta muchas lecturas políticas. La primera, la aquiescencia y protección de estos grupos paramilitares por parte del gobierno federal y estatal; la segunda, la intervención del gobierno federal en las reuniones realizadas sin que se desarrolle una política de desarme en la zona ni se permita el ingreso de la Guardia Nacional; tercero, sorprende que no hayan órdenes de aprehensión a pesar de que se conocen los nombres de los responsables de estos ataques armados; cuarto, las presuntas ligas de los grupos paramilitares con la delincuencia organizada; y, quinto, los problemas de seguridad nacional y de la seguridad de los Estados Unidos que representa la penetración de la delincuencia organizada en las estructuras comunitarias y el control de la frontera sur.

Los posibles escenarios políticos implican riesgos para la gobernabilidad del Estado y más aún, dentro de una coyuntura nacional, en donde el gobierno federal busca la aprobación de una reforma electoral, que bajo la mascarada de una democracia efectiva, busca la regresión política al poner en manos del Estado los procesos electorales, en el que se estaría reproduciendo el modelo del partido único en el país, en donde Morena solo estaría sustituyendo al viejo PRI. A su vez, en Chiapas, de manera irresponsable, en el Congreso Local se presentó una iniciativa en el que se busca crear límites a la libertad de expresión y se propone retomar las sanciones penales, lo que representa una amenaza al ejercicio de la vida democrática, sobre todo si se considera que en la Universidad Autónoma de Chiapas ya existe una ley mordaza que sanciona el pensamiento crítico.

Los asuntos de Chiapas también se observan y analizan a través de los intereses y la perspectiva internacional. Los Estados Unidos de Norteamérica ha definido su política antiterrorista en contra de los grupos guerrilleros y de los cárteles de la droga, especialmente los cárteles mexicanos, a quien el Departamento de Estado Norteamericano ha señalado que tienen vínculos con Al Qaeda y no ha dudado en afirmar, que la frontera chiapaneca representa un peligro por su porosidad y en donde estos grupos de la delincuencia organizada han acrecentado su presencia no sólo en Chiapas sino en Centroamérica.

El gobierno chiapaneco ha descuidado estas situaciones y ha perdido la brújula respecto a la importancia que Chiapas representa para la seguridad nacional del país y para los mismos norteamericanos. Y lo ha descuidado a punto tal, que no se percibe la operación política en el gobierno y los miembros del gabinete han demostrado su inexperiencia y su falta de conocimiento sobre las problemáticas chiapanecas. Esto puede representar que en cualquier momento se desarrollen presiones desde los Estados Unidos para garantizar un mejor manejo político y de gobernanza de los problemas en la frontera sur, en el que se exija capacidad y resultados.

En este sentido, para la Presidencia de la República representa una mayor prioridad la seguridad nacional del país y la buena convivencia con los Estados Unidos, que la de consentir la imagen de un gobernador, que no se ha comportado a la altura de las circunstancias, que Chiapas y los intereses de la frontera sur representa.