JA Teline V - шаблон joomla Форекс
31
Tue, Jan
119 New Articles

La ausencia de gobierno

Editorial
Typography

La característica principal de la administración de Rutilio Escandón es la indiferencia. Hasta ahora parece no preocuparle ninguno de los problemas que existen en la entidad, salvo la de quedar bien con el presidente y apoyar con recursos públicos a dos corcholatas que buscan la presidencia: obviamente a su cuñado, Adán Augusto López, secretario de gobernación y a Claudia Sheinbaum, quien aparece como la favorita del presidente. En el ámbito local el gobernador copó con los miembros de su gabinete al partido Morena y con ellos piensa maniobrar las elecciones locales y ganar las diputaciones federales y el Congreso Local.

Sin embargo, en la administración de Chiapas se descuidaron las acciones que posibilitan la construcción de gobernabilidad y que procuren la seguridad ciudadana y de sus bienes; se dejó de lado la negociación política y hoy día existen muchos focos de tensión en todo el estado; la proyección del programa de construcción de puentes en Tuxtla y Tapachula responden más a las ocurrencias del gobernador y del secretario de obras, que a las necesidades de la población y a la construcción de ciudades amigables e inclusivas;  la percepción que existe en la ciudadanía sobre la corrupción, es similar a la opinión que se tiene sobre el gobierno de Juan Sabines y de Manuel Velasco; a la fecha, en la gestión de Rutilio Escandón, se tiene ejercido un presupuesto superior a los 400 mil millones de pesos, pero a ciencia cierta nadie sabe en qué y en dónde se invirtieron; lo peor de todo es el crecimiento de la delincuencia organizada, quien sobre la base de los hechos extendió su control territorial, sustituyendo el papel del Estado.

La calificación del desempeño del gobierno es negativa en todas las encuestas y el gobernador aparece entre los peor evaluados. Estos resultados, que son del conocimiento de las autoridades, debió de haber obligado a mejorar los indicadores de desempeño, pero eso no se percibe que haya sucedido, pues la indiferencia llega a tal grado, que no se toman  decisiones y se envía la señal de que resulta irrelevante gobernar.

En este sentido resulta claro, que dentro de las estrategias de fortalecimiento de la imagen del presidente de la república, el gobernador de Chiapas va a buscar sobresalir en el acarreo de contingentes en la marcha del 27 de noviembre, y se prevé un derroche de recursos públicos en esa movilización, como sucedió en la visita de Adán Augusto López y en la reciente visita a la entidad de Claudia Sheinbaum.

La ausencia de un plan de gobierno y por ende de políticas públicas, genera que el gobernador no tenga nada que informar, por eso la estrategia comunicativa fue la de reportar, en los años de la pandemia, los logros en materia del control del coronavirus, en el que sin recato alguno, se reportaban falsedades y se alteraron a la baja el número de fallecimientos en la entidad. En fechas recientes, el gobernador se convirtió en metereólogo,  y se dedica a reportar el estado del tiempo y a dar consejos de cuidados sobre las lluvias y de los frentes fríos; pero a la vez, sale a reportar mentiras sobre la seguridad en Chiapas y acuñó una frase de saldo blanco en delitos de alto impacto en Chiapas, que para mal de su estrategia de comunicación, la terrible realidad de Chiapas, lo sale a desmentir, pues la violencia ha crecido por la falta de gobierno y peor aún por la falta de Estado en algunas regiones de Chiapas.