JA Teline V - шаблон joomla Форекс
31
Tue, Jan
119 New Articles

La importancia de la disciplina partidaria

Editorial
Typography

En el régimen político mexicano la conclusión del cuarto año de gobierno representa el principio del final de ese gobierno. Eso significa el declive de la presencia del presidente de la república y el fortalecimiento de la imagen de quien se perfile como el sucesor o sucesora. Esto resulta claro en el gobierno obradorista, en donde los aspirantes a la república fortalecen las estrategias de campaña para obtener el beneficio de la candidatura y empiezan a copar la incidencia de su presencia en las noticias y los medios.

Por ejemplo, Claudia Sheinbaum tapizó el país con espectaculares y pintas de barda con su nombre. Adán Augusto López, realizó una gira en el país promoviendo la aprobación de los Congresos estatales la reforma que militariza el país. Ricardo Monreal, un día antes de la marcha convocada por el presidente, en la Arena México convocó a sus seguidores y expuso su plan de reconciliación, en un momento en que desde las conferencias mañaneras se apuesta a la división y a la cultura del odio. Marcelo Ebrard, el pasado fin de semana convocó a su estructura y conformó su representación en cada uno de los distritos electorales del país.

Sin embargo, hay que aclarar que el viejo régimen político del PRI no se ha extinguido, pero si ha sufrido cambios; uno de ellos, que puede resultar explosivo, es que se acabó con la disciplina partidista, lo que significa que en la sucesión presidencial la facultad de decisión del presidente puede ser cuestionada, y eso es lo que sucede con las acciones emprendidas por Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, que en un discurso dentro de la idea de la transformación, apuestan a una definición por la vía democrática y no a una imposición del presidente.

La disciplina partidista es lo que permitió que el régimen del PRI se prolongara por décadas en el poder; pero eso se acabó, y ahora la ausencia de disciplina política es lo que puede ocasionar la ruptura al interior del partido Morena, como sucedió en 1988 en el PRI, cuando un grupo de priistas distinguidos fue orillado a la expulsión, y con ello se vivió la ruptura y la posibilidad de la derrota del PRI, que hasta en ese momento era prácticamente invencible.

Con la ausencia de la disciplina partidista, las formas políticas cambiaron mucho. Sobre todo, que al final del gobierno se puede retar al presidente. Así sucedió cuando Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo retaron a Miguel de la Madrid y esta historia se repitió cuando Felipe Calderón retó a Vicente Fox y ganó la candidatura del PAN y la presidencia de la república, sin tener los afectos del presidente.

En el escenario político actual, Ricardo Monreal abrió sus cartas y señaló que él va a estar en las boletas electorales para presidente y, a su vez, Marcelo Ebrard decidió mover sus piezas y jugar su última oportunidad para ser presidente de la república. Todo esto dentro de un aprendizaje histórico, que muestra que la disciplina permitió la continuidad del régimen y la indisciplina produjo su ruptura.