JA Teline V - шаблон joomla Форекс
31
Tue, Jan
119 New Articles

El cinismo de Jorge Luis Llaven Abarca

Editorial
Typography

José López Portillo, antes de concluir su período de gobierno, expresó que lo peor que le podía pasar a México es convertirse en un país de cínicos. Esta frase aplica como anillo al dedo a un grupo de personas que se asumen como promotores y defensores de la llamada Cuarta Transformación, y en particular al diputado Jorge Luis Llaven Abarca, quien ahora se publicita a través de espectaculares, con la leyenda “UN FUTURO SEGURO PARA CHIAPAS”. Un mensaje que demuestra cómo el cinismo pretende constituirse en gobierno.

Si hay un responsable de la inseguridad que se vive en la entidad, ese es Jorge Luis Llaven Abarca, quien fue secretario de seguridad pública en el gobierno de Manuel Velasco Coello y luego pasó a ser Fiscal General del Estado, en el gobierno de Rutilio Escandón. A él se le señala como torturador y responsable de la muerte de un procesado, asunto que ocasionó medidas cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, mismas que no fueron atendidas, pero que en los hechos, moralmente lo inhabilitaba para desempeñar cargo alguno dentro del aparato de seguridad y procuración de justicia.

Llaven Abarca en la secretaría de seguridad y en la Fiscalía del Estado tuvo como brazo derecho a un siniestro personaje conocido como el comandante Santos. A éste se le ligó con grupos de la delincuencia organizada, ya sea secuestro, asaltos y tráfico de droga; actividades que en su momento fueron denunciadas, por lo que no eran desconocidas estas actividades para Llaven Abarca, quien siempre lo protegió y defendió, lo que significa la existencia de lazos de complicidad entre ambos personajes.

Con la llegada de Llaven Abarca a la fiscalía, en el gobierno de Rutilio Escandón, la delincuencia organizada creció y adquirió la presencia e impunidad que hoy posee. Y esto se presentó desde el primer día de su gestión, debido a que renunció a todos los fiscales que venían del gobierno anterior, que si bien no era destacada la labor que realizaban, tenían el pulso y conocimiento de la situación de la delincuencia en la entidad. Al renunciar a todos los fiscales, la delincuencia se posicionó y estableció nuevos acuerdos con Llaven y su gente y el grupo Jalisco Nueva Generación, adquirió mayor presencia en la entidad, bajo la complacencia de la fiscalía y la secretaría de seguridad, en donde labora un personaje que ha sido identificado como el responsable de recolectar las contribuciones de la delincuencia organizada para los funcionarios del gobierno.

Una de las más grandes aberraciones judiciales cometidas por Jorge Luis Llaven Abarca en su paso por la fiscalía, fue la fabricación del delito de trata de infantes a  una familia tsotsil dedicada al comercio ambulante en San Cristóbal de Las Casas; a quienes encarceló con falsas acusaciones para encubrir su fracaso en la investigación del niño Dylan, desaparecido en un mercado en esa ciudad. Llaven Abarca sometió a proceso a cuatro mujeres de esta familia, que pasaron seis meses en prisión y detuvo al jefe de esta familia, quien falleció en la prisión de San Cristóbal a causa de la tortura a la que fue sometido.

Si en Chiapas hubiera un gobernador responsable y preocupado por el bienestar de Chiapas, Jorge Lus Llaven Abarca estuviera en prisión y no realizando campañas políticas, con recursos cuya procedencia deben de ser investigados.