JA Teline V - шаблон joomla Форекс
31
Tue, Jan
119 New Articles

La indiferencia y el pragmatismo los males del gobierno

Editorial
Typography

La política convierte a las personas en individuos deliberantes, capaces de elegir con responsabilidad y libertad sobre un conjunto de opciones. Sin embargo, en la lucha por el poder, los partidos políticos abrazaron el pragmatismo en el triunfo electoral, que terminó sustituyendo a la política, como una actividad creadora, lúcida, reflexiva y colectiva, que busca transformar el orden de las cosas en la sociedad. Esta sustitución generó que terminara prevaleciendo los intereses individuales sobre el bienestar colectivo y que se  confunda la actividad política con la politiquería.

En este momento resulta dudoso que en la entidad, alguien realice la actividad política como tal. Los intereses y el bienestar colectivo se dejaron de lado en aras de intereses particulares y de beneficios electorales al costo que sea. De allí que el pragmatismo haya conducido a alianzas antinatura, entre partidos de izquierda con los de la derecha, con el fin de obtener triunfos electorales, que a la fecha no alcanzaron los resultados esperados como gobierno. Esto aplica para la alianza PRI-PAN-PRD como para la alianza MORENA-Partido Verde-PES.

En Chiapas, al prevalecer los intereses individuales, se degradó la actividad política y con ello se constituyó el predominio del pragmatismo, que produce el aniquilamiento de las ideologías, de los principios y de la moral en la política, situación que produjo la pérdida de los propósitos de la política.

Esta pérdida de sentido político fue determinante para que se desaprovecharon en la entidad, oportunidades inmejorables para transformar las condiciones sociales y el rumbo de la historia, como fueron el movimiento indígena de 1994 y la alternancia política en el año 2000, en donde se presentó la ocasión para impulsar las reformas sociales más trascendentales, necesarias para mejorar las condiciones de la población en la entidad, oportunidades que no fueron aprovechadas simplemente porque prevaleció una visión de lo inmediato, que el de un proyecto de gobierno a largo plazo, en donde se abrió paso a un tipo de gobernante que convirtió a Chiapas en un botín político, en el que prevalecieron prácticas de irresponsabilidad, frivolidad e indiferencia, en donde gobernar resulta irrelevante.

Una herencia de esta pérdida de sentido de la política es el conflicto agrario territorial de los Chimalapas, que está convertido en un conflicto que no está siendo debidamente atendido y que puede estallar en las manos del gobierno de López Obrador, debido a la inoperancia del gobierno de Rutilio Escandón, que se encuentra rebasado por las circunstancias políticas, que no logra entender que el despojo del territorio va a terminar generando un problema jurídico en un conflicto político, con visos de gravedad, pues la resolución de la Suprema Corte es inejecutable.

El futuro de Chiapas es incierto porque la actividad deliberante de la política está enclaustrada y la nueva generación de jóvenes abrazó el pragmatismo, lo que tiene desnaturalizado el ejercicio del poder, en el que no se escucha ni se resuelven los problemas de la población.  La actividad política y no la politiquería es lo que permite construir gobierno y cuestionar y transformar el funcionamiento de las instituciones. La política es importante, pero eso no lo entienden los pragmáticos, que desafortunadamente son los que gobiernan con indiferencia e insensatez, que no logran identificar los riesgos de violencia en la región de los Chimalapas y en gran parte del territorio de Chiapas.