JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

Las falsedades de un gobierno que dice no mentir

Editorial
Typography

A sólo unas horas de terminada la conferencia mañanera del presidente en Tuxtla, en donde el secretario de la defensa ratificó el discurso de mentiras oficiales de que Chiapas es la entidad más segura del país, hubo una balacera en San Cristóbal de Las Casas, que denota quienes son los dueños del territorio. En ese mensaje el General Crescensio Sandoval omitió las ocasiones en que la Guardia Nacional, organismo militarizado, ha sido atacada y humillada por los grupos paramilitares y delincuenciales en Chiapas. Omitió que la Guardia Nacional fue desarmada en Chenalhó y cómo este cuerpo militar ha sido replegado por el grupo de “Los Motonetos” en San Cristóbal de Las Casas y cómo el grupo paramilitar “Machete” mantiene el control de Pantelhó a pesar de que la Guardia Nacional se encuentra apostada en ese municipio.

El general secretario de la defensa omitió, o peor aún, desconoce, que en Chiapas hay muertos con violencia que no se cuentan, que no son parte de las estadísticas oficiales; en Pantelhó y en los enfrentamientos entre Chenalhó y Aldama hay cientos de asesinados que no se cuentan porque no llegan los ministerios públicos, son los propios familiares los que levantan los cuerpos y luego los entierran. En Frontera Comalapa son cientos los asesinados en enfrentamientos entre los grupos delincuenciales, pero ellos mismos levantan a los muertos y los entierran, sin que el ministerio público levante un reporte de los hechos. Pero además se conoce de diversos enfrentamientos en el corredor Berriozábal-Ocozocuautla-Jiquipilas, en donde los muertos son enterrados en fosas clandestinas, y por ello no forman parte de las estadísticas oficiales.

Pero el presidente no se quedó atrás en las falsedades. Mencionó que en Chiapas no se consumen drogas o si se hace es mínimo, por eso no hay violencia en el Estado. Para verificar esta mentira basta con recorrer los bares en San Cristóbal o en Tuxtla en donde el narcomenudeo se realiza está presente en total impunidad. Otra falsedad es cuando reprueba las agresiones que sufrió la ministra presidente en la marcha morenista del 18 de marzo, cuando él mismo es el promotor de la violencia en contra de la Suprema Corte, en contra de los periodistas y en contra de todo aquel que ose criticar a su gobierno.

Pero la falsedad que no puede pasar por alto es el señalamiento de que en la marcha del 26 de febrero realizada por grupos de la sociedad civil se quemó una imagen del presidente, como fue señalado en la conferencia mañanera, en donde el propio presidente se sorprendió de las mentiras que su vocero le dijo. En su incredulidad el presidente manifestó que no sabía que en esa marcha se había quemado una imagen de él, y la realidad es que no lo sabía porque ese hecho es falso, y así fue desmentido por un comunicado del Frente Cívico Nacional.

Después de esta visita del presidente de la república a Chiapas, queda de manifiesto que la entidad es abandonada a su suerte, en el que prevale el discurso de las mentiras oficiales.