JA Teline V - шаблон joomla Форекс
14
Sun, Apr
117 New Articles

Difícil situación se hereda en Chiapas

Editorial
Typography

En septiembre del 2022, se supo que el gobierno de México había sufrido un hackeo por parte del grupo “Guacamaya”, quienes vulneraron el sistema de información de la Secretaría de la Defensa Nacional. A partir de que se empezaron a hacer públicos fragmentos de esta información se difundió la nota de que el ejército consideraba en ese momento, que había autoridades estatales y municipales de los gobiernos de Morena en el sureste que podrían estar vinculadas con los grupos de la delincuencia organizada. En ese documento  se menciona al gobierno de Chiapas pero se omitió señalar los nombres de las autoridades señaladas por sus vínculos con los cárteles, nombres que ahora son vox populi a partir de publicaciones en los medios nacionales e internacionales, en el que ya no hay sospechas sino certezas de la penetración de la delincuencia organizada en distintas estructuras del gobierno y grupos sociales en la entidad.

Las redes de macrocriminalidad, integradas por funcionarios del gobierno, empresarios y grupos de la delincuencia organizada son una realidad en Chiapas. En donde el incremento de las remesas enviadas desde Estados Unidos está bajo sospecha e investigación en ese país, debido a la presunción de que se trata de un mecanismo de lavado de dinero. En información publicada, se sabe que la región de los Altos, con la cabecera en San Cristóbal  recibió en el año 2023, 887 millones de dólares; Comitán recibió 515 millones de dólares; Tapachula 313.75 millones de dólares y Tuxtla Gutiérrez 265.5 millones de dólares. Sólo en estos cuatro municipios, ingresaron a Chiapas aproximadamente 2 mil millones de dólares vía las remesas y lo sorprendente es que Chiapas incrementó en este 2023, un 400% su ingreso por remesas.

Esta información muestra que el monto de los recursos en Chiapas vía las remesas es superior al gasto público en apoyos sociales en la entidad, información, que debiera reforzar la política económica de Chiapas, pues la entidad, en muy poco tiempo se convirtió en expulsor de mano de obra, no solo a los Estados Unidos sino a entidades del norte del país y a la Península de Yucatán, situación que denota que los jóvenes en miles de comunidades de Chiapas ya no tienen futuro en el lugar donde viven.

La situación que se deja de herencia al nuevo gobierno en este 2024, no solo es preocupante sino caótica, en donde todos los indicadores económicos en la entidad se encuentran en rojo, debido particularmente que en estos últimos años no existió gobierno en Chiapas y para males, en algunas regiones del territorio tampoco hay Estado. Si en el discurso se menciona hasta el cansancio de que el presidente quiere a Chiapas, los datos económicos demuestran que ese amor es por lo menos cuestionable y sí hay que reclamar que este gobierno autollamado de la transformación quedó en deuda con Chiapas.

La producción del campo en la entidad está abandonada por el gobierno, debido fundamentalmente a que los recursos del programa Sembrando Vida se concentró en apoyos a 81 mil productores dejando en el abandono a más de 600 mil productores en la entidad. EL daño mayor en este año lo tienen los 200 mil productores de café, que tienen grandes dificultades para la contratación de mano de obra y en donde miles de hectáreas de los municipios cafetaleros de la Sierra no pueden levantar su cosecha por los problemas de la guerra y fundamentalmente por la guerra que hay en la región entre los dos principales cárteles que hay en el país. Todo esto es ignorado por el gobierno federal, sobre todo porque el gobernador de la entidad se convirtió en un triste aplaudidor presidencial, quien nunca tuvo la preocupación por mejorar las condiciones sociales de Chiapas.