JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

La importancia de las elecciones en Chiapas

Editorial
Typography

Históricamente la característica centralista ha predominado sobre una visión federalista en el país. El centro influye y en muchas ocasiones determina condiciones políticas y sociales, sobre todo porque la información que se interioriza entre la población emerge fundamentalmente del centro del país y esto tiene que ver con la formación de la opinión pública. Sin embargo en este proceso electoral, que tiene que ver con la definición del rumbo del país, existe una fuerte visión que se contrapone a la interpretación de que el centralismo influye sobre lo local y considera que el resultado de las elecciones se van a definir desde lo local y no de un entorno nacional.

En esta situación el análisis de las nueve gubernaturas que están en competencia resulta ilustrativo. De las nueve entidades solo dos se encuentra ya definidas a favor del partido oficialista Morena: Chiapas y Tabasco; tres de ellas están definidas a favor de un partido o coalición distinta al oficialismo: Yucatán y Guanajuato a favor del Frente opositor y Jalisco a favor de Movimiento Ciudadano; las otras cuatro entidades, Morelos, Puebla, Veracruz y la Ciudad de México, tienen una competencia electoral, en el que se prevé que la diferencia de votos entre el ganador va a ser mínima, que en poco van a definir una clara ventaja a favor de una candidatura presidencial.

Este tipo de análisis desde local tiene relevancia, porque hay entidades claves que influyen en el resultado final de la elección presidencial, por el número de sus electores: Estado de México, Ciudad de México, Jalisco, Puebla, Veracruz y Chiapas. En testas entidades excepto en Chiapas, hay competencia electoral, por ejemplo, en el Estado de México, que hace un  año tuvo elecciones y que se definió por 8 puntos, esta diferencia ya se diluyó, y un factor importante de esto se debe al divisionismo y las pugnas que hay en Morena. Esto significa que un colchón de votos que se presupone a favor del partido del presidente, que le otorgaba un margen ganador ya desapareció o está desapareciendo.

En esta perspectiva la elección de Chiapas resulta crucial para el resultado final, como sucedió en las elecciones de 1988, en donde Chiapas y Veracruz le proporcionaron el margen ganador a Carlos Salinas de Gortari, que terminó perdiendo la Ciudad de México. De Chiapas Claudia Sheinbaum espera un poco más de un millón quinientos mil votos, que le estaría dando el 5% de la votación nacional, que le permitiría ganar la presidencia de la república. Esta votación era factible de obtener, pero su principal obstáculo se encuentra en la definición de las candidaturas al senado, a las diputaciones federales, a las diputaciones locales y a las presidencias municipales, en el que Morena y sus aliados pusieron a muchos impresentables, particularmente las candidaturas que impuso Rutilio Escandón, en donde buscó proteger a sus colaboradores con el fuero, después del saqueo que realizaron de los recursos públicos.

El triunfo de Eduardo Ramírez debe generar en la misma proporción y número de votos el triunfo de Claudia Sheinbaum y que el margen de diferencia sea por lo menos de un millón de votos. Si esto sucede, Claudia Sheinbaum y Morena pueden asegurar la reelección, pero no así el propósito de ganar la mayoría calificada del Congreso, que volvería a tener dificultades para la construcción de una mayoría y que obliga a realizar mayor influencia de la política para construir acuerdos.