JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

El mundo de Rutilandia

Editorial
Typography

La publicidad del gobernador en el que exhorta a la población a cuidarse y extremar precauciones ante las altas temperaturas que hay en Chiapas, no le favorece en nada, debido a que estas recomendaciones que buscan evitar  un golpe de calor o alguna afectación a la salud, contrasta con la inacción gubernamental para prevenir, proteger y garantizar la seguridad de las personas, sobre todo por la guerra entre los cárteles, que ayer ocasionó varios muertos en la comunidad Nueva Morelia, en Chicomuselo, sin que estos enfrentamientos armados le ocasionen preocupación alguna al gobernador, en el que incluso niega que exista esta guerra y que haya tantos muertos y desplazados en estos municipios fronterizos de la Sierra, como se publicita en los medios.

Rutilio Escandón y sus publicistas no entienden que la comunicación política es una especialidad y no un simple discurso, en el que no es suficiente con enviar mensajes a la población sino que estos mensajes sean creíbles e interiorizados por la gente, lo que hace que se produzca una aceptación y un consenso, dos aspectos que el gobernador tiene perdido, esto tomando en cuenta que las evaluaciones al desempeño de su gestión en las encuestas es del 5.1%, la calificación más baja en los gobernadores del país.

La realidad es que existe una disociación entre la administración de Rutilio Escandón con la población, debido a su discurso de mentiras, a su falta de carisma, empatía y a la indiferencia que muestra a los problemas que afectan a la entidad y que deterioran las relaciones sociales. La imagen del gobernador es una imagen acartonada, sin credibilidad, sin respaldo social, sin liderazgo, sin convicción y sin autoridad, que no mueve ni emociona a nadie y que además se oculta y se protege con la imagen del presidente de la república, en el que más que gobernador del Estado juega el papel de jefe de una oficina sin importancia que se encarga de mal administrar Chiapas.

En reiteradas ocasiones se ha señalado que en  esta entidad no hay gobierno y en algunas partes del territorio no hay Estado, eso significa que en algunos puntos del territorio la delincuencia organizada ha sustituido las funciones del Estado, y esto sucede con la aquiescencia de la administración de Rutilio Escandón y con la complicidad de algunas áreas del gobierno federal, que mantienen los brazos cruzados ante el crecimiento y poderío de la delincuencia organizada, que tiene bajo su servicio a fuerzas policiales, que controla presidencias municipales, que tiene cooptados a ministerios públicos estatales y federales y que funcionarios de primer nivel de la administración de Rutilio Escandón cobran con la delincuencia organizada.

El panorama de Chiapas es caótico y así está siendo difundido por los medios nacionales e internacionales, a tal grado que el gobierno norteamericano ha emitido cuatro alertas a sus conciudadanos sobre la inseguridad que existe en San Cristóbal de Las Casas, en los municipios fronterizos de la Sierra, en la frontera de Suchiate y en el corredor Berriozábal-Ocozocoautla. Esta situación no puede combatirse con una publicidad barata y poco creíble, de un gobernador que quiere mostrar su preocupación por las altas temperaturas que puede afectar la salud de la población, cuando permite, tolera y es cómplice de la violencia y de la guerra que hay entre los cárteles en varios municipios de la entidad.