JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

Los costos de la incompetencia de la administración de Rutilio

Editorial
Typography

Chiapas está convertido en un rompecabezas, imposible de armar porque desaparecieron varias piezas, particularmente, las piezas responsables de la negociación y la construcción de acuerdos. En el gobierno de la entidad, no hay ninguna oficina preocupada por reducir los conflictos y sí hay muchos intereses para que la elección del próximo domingo se enrarezca, en donde participa la delincuencia organizada, el movimiento magisterial con acciones en contra de las elecciones, un sector de la clase política con vínculos con la delincuencia organizada que no ve con buenos ojos el triunfo de Eduardo Ramírez y obviamente la inacción gubernamental de Rutilio Escandón, quien es el responsable directo del caos y la violencia que se vive en Chiapas, así como de lo que suceda en los próximos días.

Frente a esta actitud velada de crear condiciones para anular las elecciones, Eduardo Ramírez ha mantenido una actitud sobria, de mucha inteligencia emocional, en el que se hay privilegiado la negociación, lo que le ha permitido unir a los desunidos, y pese a que lleva a muchos impresentables en los puestos de elección popular propuestos por Morena, a partir de un acuerdo monetario entre el gobernador y el presidente de Morena Mario Delgado, el candidato a gobernador se propuso echar sobre su espalda el peso de la contienda política y obtener los mayores triunfos posibles, con candidatos que no ganan por sí solo elecciones y que cargan el peso del desprestigio de haber colaborado y medrado en el peor gobierno de la historia de Chiapas.

Unir a los desunidos no es tarea fácil y hasta ahora ERA lo ha logrado, pero el malestar que existe en la población ha crecido por la ineptitud y corrupción de la administración de Rutilio Escandón, que se ha convertido en el principal promotor de la campaña antimorena, que no ha sido aprovechado por la oposición, porque ésta simplemente no existe, pero aún así, el frente de partidos puede obtener un 30% de las votaciones para la gubernatura, prácticamente sin hacer campaña y Xóchitl Gálvez puede alcanzar para su causa el 40% de la votación en la entidad, sobre todo,  porque muchos de los electores van a votar por Eduardo Ramírez para la gubernatura pero por Xóchitl Gálvez para la presidencia, y esta situación el candidato lo pudo comprobar en el cierre de campaña que realizó ayer en Tapachula, en donde un sector de los asistentes abucheó a Pío López Obrador, cuando éste empezó a decir que la candidata de la oposición es una mentirosa y más cuando quiso dar los datos de la reducción de la pobreza, en donde el público le gritó mentiras, mentiras, mentiras, gritos que fueron contrarrestados cuando inició el grito de Eduardo, Eduardo, Eduardo…

Lo que sucedió ayer en Tapachula es significativo, particularmente, porque esa ciudad ha sido raramente dominada por las pasiones políticas y pese al malestar que existe, por la poca atención que los gobiernos proporcionan a la región, suele recibir bien a los gobernantes, así lo hizo con Manuel Velasco y así lo ha hechos con Rutilio Escandón, personaje que todos los fines de semana duerme en Tapachula, que la ha convertido como su refugio personal, y nunca ha sido agredido, pese al desastre de gobierno que instauró en Chiapas, en donde el Soconusco y su ciudad principal, Tapachula, sufren en carne propia la incompetencia del gobierno, sobre todo por la crisi ocasionada por la ausencia de políticas hacia los migrantes.

El escenario de violencia del crimen organizado y las actividades desestabilizadoras de los maestros, que han hecho de Tuxtla Gutiérrez un rehén de las irresponsabilidades y de la falta de cultura política de los manifestantes, están provocando un mayor malestar en sectores de la población, en el que puede gestarse el voto de castigo en contra de Morena, que tiene dificultades para ganar las diputaciones federales de Tuxtla y San Cristóbal y en donde también la oposición puede obtener el triunfo en la capital del Estado.