JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

La constitución del nuevo gobierno

Editorial
Typography

Con la definición de las tendencias electorales se verificó en Chiapas lo que se sabía desde un principio, el triunfo de Eduardo Ramírez Aguilar, y con ello hay que dar vuelta a la página del proceso electoral y pasar a otra que tiene que ver con la construcción de un gobierno, en condiciones difíciles, debido a que la administración de Rutilio Escandón dejó en manos de la delincuencia organizada el control de una parte importante del territorio, situación que pone en riesgo la seguridad y los bienes de las personas que se encuentran indefensas ante la inacción y la indiferencia gubernamental y frente al terror que representa el crimen organizado.

Los principales retos para la nueva ERA es construir un programa de paz, que reduzca la violencia y la presencia de la delincuencia organizada y reducir, a partir de la aprobación de una legislación progresista y políticas públicas eficaces, la reducción de la brecha del déficit de derechos humanos que se vive en la entidad. Con ello se establecen las líneas de lo que es un gobierno diferente, inclusivo y con una apuesta para reducir la desigualdad social, en una sociedad chiapaneca en donde el 75% de su población vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

En Chiapas hay todo por hacer; los 18 años de gobiernos malogrados han dejado un Chiapas con problemas de gobernabilidad, de inseguridad, de una baja productividad en el campo y con graves conflictos ambientales, en donde una riqueza natural importante como es el agua, que se encuentra severamente contaminada, y en donde resulta importante recuperar esta riqueza hídrica, para lo cual se requiere destinar recursos para la conservación y saneamiento de los recursos naturales, y de una legislación que proteja los derechos de la naturaleza, para evitar se continúe con la devastación del ambiente.

En su primer discurso como gobernador electo Eduardo Ramírez realizó una apuesta a la reconciliación, esto implica un proyecto que permita unir a los divididos y conformar un gobierno de coalición, en el que prevalezca la condición meritocrática y no las relaciones personales o de compromisos en el que se beneficia a integrantes de grupos determinados sin las competencias y el talento para desempeñar los cargos públicos. Un gobierno de coalición, en las condiciones de gobernabilidad que prevalecen en Chiapas es recomendable, siempre que se privilegie la incorporación de los mejores hombres y mujeres, en donde la inteligencia ha sido excluida del gobierno en los últimos 18 años.

Como siempre que se concluye un proceso electoral, hay una actitud renovadora de la esperanza, y con ello se construyen múltiples expectativas en la población, que mantiene su deseo en creer que las cosas van a cambiar para bien, por eso es importante mantener ese espíritu esperanzador hacia un cambio, y las primeras decisiones de gobierno al respecto van a indicar hasta dónde el nuevo gobierno va a ser diferente de los gobiernos que lo precedieron, y hasta dónde la política en el nuevo gobierno va a cumplir con las expectativas de la gente.