JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

En la espera del nuevo gobierno

Editorial
Typography

Hay indicios de que el clima de violencia en Chiapas en lugar de disminuir puede incrementarse en los próximos días. La ejecución y encajuelamiento del empresario restaurantero que fue dejado en el aeropuerto, la ejecución de tres personas en La Concordia, uno de ellos un joven trabajador del IEPC, así como los enfrentamientos en Tila y la tensión en Rincón Chamula, son muestra que la violencia está latente con miras a un nuevo enfrentamiento armado que puede terminar en una masacre, ante la indiferencia y pasividad de un gobierno, que deliberadamente dejó en manos de la delincuencia una importante parte del territorio de la entidad.

Chiapas se encuentra destrozado socialmente y no va a ser tarea fácil del próximo gobierno el buscar enderezar la nave. Hay una descomposición y múltiples agravios que no pueden olvidarse de la noche a la mañana solo con la constitución de un nuevo gobierno. Sobre todo, porque la disputa del territorio entre los cárteles sólo puede tener fin cuando uno de estos carteles haya ganado la guerra lo que implica un incremento de la violencia y del número de ejecutados.

Esta guerra entre los cárteles, con la pasividad y hasta la complacencia del gobierno, ha costado mucho dinero. Por eso las actividades delictivas aumentaron para obtener recursos para financiar esta guerra que lleva por lo menos tres años; en el que hay un  incremento del tráfico de migrantes, que está constituido en una verdadera empresa, un incremento en el trasiego de droga, el cobro de piso, secuestro, robo de autos, y donde hay municipios en donde la venta gasolina ya no se realiza en las estaciones oficiales sino a través del huachicoleo, esto a pesar de que el gobierno de López Obrador manifiesta de que ya se acabó el huachicoleo, algo que es totalmente falso.

Frente a esta situación delincuencial tiene que lidiar el nuevo gobierno, en el que existen dependencias estatales y federales encargadas de procurar la seguridad que se encuentran totalmente infiltradas por la delincuencia y hay un Tribunal de Justicia prostituido y por lo tanto incompetente para garantizar justicia, en donde hay jueces del fuero común que tienen establecidas tarifas para orientar el sentido de las sentencias y en donde hay más de una década en que no se realizan los exámenes de control de confianza, obligatorios en la normatividad, en razón a que si se realizan se tendría que rescindir a más de una tercera parte del tribunal por el problema de adicciones que prevalece en esa dependencia.

El nuevo gobierno debe realizar una limpieza generalizada en las dependencias de procuración e impartición de justicia, si de verdad se quiere establecer un gobierno diferente, situación que obliga a realizar nombramientos para esas dependencias que no motiven desaprobaciones, particularmente, porque los nombres que se autopromocionan para desempeñar esos cargos son la misma cosa, la misma carne de cañón, y están más interesados en reproducir la conducta de corrupción y entreguismo realizada por la administración de Rutilio Escandón, que no dudó en recibir sobornos y realizar acuerdos con los dos cárteles, lo que provocó los niveles de violencia y de inseguridad que se viven actualmente en Chiapas y el nuevo gobierno promete otras condiciones.