JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

El futuro del nuevo gobierno

Editorial
Typography

Ayer, en la entrega de su constancia como gobernador electo por parte del IEPC, Eduardo Ramírez Aguilar envío un mensaje renovador, y definió las primeras reglas de lo será su gobierno; colaboradores con inteligencia, de tiempo completo dedicado a la mejora de Chiapas, no importa la afiliación política o si estuvo con él, privilegiará el desempeño con resultados y no gobernará con compadrazgos. A su vez, adelantó su disculpa a quienes lo han acompañado en todo este período de larga búsqueda de la gubernatura, en el caso de que no sean incorporados en donde ellos lo esperan o en el caso de ser cambiados si los resultados no son los esperados, porque Chiapas requiere lo mejor.

Al mismo tiempo en que enviaba este mensaje renovador, de un nuevo rumbo para Chiapas, en el municipio de Tila, continuaba la incertidumbre en la población que decidió desplazarse para huir de la violencia, que lleva varios días, a pesar del envío policíaco. Los seis años de abandono de políticas y de toma de decisiones de la administración de Rutilio Escandón hicieron crisis en Tila y ahora forma parte de las noticias nacionales, que hablan del desastre social que se vive en todo Chiapas, después de 18 años de gobiernos malogrados, pero estos últimos, con una mayor indiferencia y frivolidad, con un gobernador que nunca visitó Tila, a pesar de los conflictos que desde hace años se vive en esa región, en donde el gobernador debe ser procesado, por desacato en el incumplimiento de una sentencia de la Suprema Corte, que obliga a la devolución de las tierras al Ejido de Tila, que de manera ilegal le fueron expropiadas en el gobierno de Juan Sabines Gutiérrez y en el que ahora está construida media ciudad.

Pero la violencia estalló también en Berriozábal, en donde en una emboscada murieron por lo menos tres personas y fueron incendiados varios vehículos, y por la noche, en La Concordia, fueron incendiadas cinco viviendas, producto del conflicto poselectoral, por el encumbramiento de un cacicazgo familiar, con el llamado “Amigo Migue”, que lleva, junto con sus hijos, controlando ese municipio en los últimos 15 años, que a su vez forma parte del territorio de la guerra entre los cárteles, sin que el gobierno realice intento alguno por imponer el orden o de iniciar carpetas de información por el desvío de recursos que prevalece en ese municipio.

El grn dilema de Chiapas, es que la Delegación de la Fiscalía General de la República, responsable de perseguir los delitos relacionados por el narcotráfico se encuentra al servicio de la delincuencia organizada y recibe sobornos de los dos cárteles. Pero este no es el único problema sino que la fiscalía del Estado, también se encuentra al servicio de los cárteles y lo mismo sucede con la secretaría de seguridad pública. Por eso la violencia en Chiapas está incontrolable, debido a que las dependencias responsables de garantizar la seguridad de la población se encuentran al servicio del crimen organizado, con el pleno conocimiento y aquiescencia del gobernador Rutilio Escandón.

Por eso la prueba de fuego del discurso renovador del gobernador electo Eduardo Ramírez Aguilar está en los nombramientos que realice en la fiscalía del Estado y en la secretaría de seguridad, porque debe de arrancar de raíz el control que tiene la delincuencia organizada sobre estas dependencias y ponerlas al servicio de Chiapas, algo que en este momento resulta imposible, por el involucramiento que hay entre los funcionarios y los dos cárteles que se disputan el control del territorio.