JA Teline V - шаблон joomla Форекс
25
Thu, Jul
137 New Articles

La corrupción generalizada en la administración de Rutilio Escandón

Editorial
Typography

La administración de Rutilio Escandón es la que más baja calificación de aprobación ciudadana tiene, en donde alcanza un 5%, situación que significa que el 95% de la población no está de acuerdo con los resultados de su gobierno. Pese a esto, muchos funcionarios de su administración quedan, en apariencia, protegidos por el fuero en razón a que ganaron en las elecciones un cargo de elección popular; entre los funcionarios beneficiados se encuentra la exdirectora del DIF, dependencia que tiene más de 1 500 millones de pesos anuales de presupuesto, que es diputada federal por el Distrito de Villaflores; el exsecretario de gobierno, que es diputado local por Motozintla, el exsecretario de hacienda, diputado local por Huixtla, el exsecretario de salud, senador de la república, el que fue responsable de la Auditoría Superior del Estado, señalada como el centro neurálgico de la corrupción en Chiapas, diputado local por Simojovel  y el exsecretario de obras, presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez.

El fuero, que supuestamente los protege, no impide que sean investigados y si son responsables de desvíos de recursos o de uso indebido de recursos públicos, que sin duda lo son, pueden ser sometidos a una solicitud de procedencia en el Congreso, para que les sea retirado el fuero y ser sometidos a la justicia, situación, que presumiblemente no los exime de ser castigados  por delitos penales o administrativos que hayan cometido en el ejercicio de la función pública.

El hecho de que puedan ser castigados, aún con el supuesto fuero que los ampara, no significa que en realidad vayan a ser castigados, esto debido a que existe una tradición de complicidades y protección entre los gobiernos de Chiapas. Por ejemplo, los funcionarios de la gestión de Juan Sabines fueron protegidos por el gobierno que los sustituyó y ninguno de esos funcionarios fueron castigados, pese al desvío enorme de recursos públicos y el enriquecimiento inexplicable de los funcionarios. Lo mismo sucedió con la administración de Manuel Velasco, a quien con bastante frecuencia Rutilio Escandón hace referencia de la corrupción que prevaleció, como si él no hubiera sido un funcionario importante de ese gobierno, y pese a los señalamientos de corrupción, continuamente señalados por Ángel Torres y Pepe Cruz de la administración de Velasco Coello, ningún funcionario fue investigado y menos sancionado.

Estos antecedentes indican el nivel de complicidades que se presentan en los gobiernos, en donde queda claro que prevalece la continuidad de la corrupción y la impunidad. Sobre este escenario lo mismo puede suceder con la administración actual, sin duda la de mayor corrupción de la historia en la entidad, en el que se construyeron capitales importantes y en el que están identificadas inversiones inmobiliarias y la construcción de un hotel cinco estrellas en la Ciudad de Mérida, propiedad de estos funcionarios, a quienes les gusta hablar del combate a la corrupción pero en el que se enriquecieron a manos llenas.     

La situación del próximo gobierno no es nada halagüeña, debido a los graves problemas de inseguridad provocada por la guerra entre grupos de la delincuencia organizada, sino también debido a la corrupción generalizada que existe en la administración de Rutilio Escandón, quien en estos cinco años se dedicó a los negocios y al enriquecimiento sin límites, recibiendo inclusive sobornos del crimen organizado, y gran parte de su capital está siendo manejado por outsourcing de Baja California, a través de un excompañero de estudios de su fallido estudio de posgrado en la UNAM, Sobre esta administración está documentado la asignación de obras y contratos a empresas fantasmas, en el que se beneficiaba a empresas tabasqueñas, denuncias que nunca fueron investigadas y a los funcionarios que realizaron estos actos de corrupción hoy están beneficiados con el cargo de diputados, senador de la república y la presidencia municipal de Tuxtla.