JA Teline V - шаблон joomla Форекс
25
Thu, Jul
137 New Articles

En dónde está el gobernador

Editorial
Typography

Cuando se llega a pensar que las cosas en Chiapas no podían estar peor, viene la realidad y nos da crueles ejemplos, en el que se muestra que lo peor está por venir, en estos cinco meses que le quedan a esta administración, sobre todo, por la indiferencia y el abandono en el ejercicio de gobierno que hay en la entidad –frente a un incremento preocupante de la inseguridad-, en donde las autoridades del Estado, asumieron como estilo personal de gobernar, instituir un discurso de mentiras oficiales, que pretende hacer creer a la población que las cosas van muy bien y que van a mejorar, cuando la realidad muestra todo lo contrario.

La situación socio-económica en Chiapas –de pobreza, inseguridad, desempleo, delincuencia organizada y problemas con los migrantes-, amerita tomar decisiones políticas en el más alto nivel de gobierno y no se viene realizando. Durante muchos meses se tuvo como discurso de que a Chiapas le iba a ir muy bien con el gobierno de López Obrador, pero eso no se observa después de cinco años de gobierno. Es más, en este sexenio se han tomado decisiones de muchas afectaciones a la entidad, prueba de ello es la cancelación de la Zona Económica Especial en Tapachula, sin que ese programa fuera sustituido por otro, con una inversión similar a la que estaba destinada para estimular la inversión y el desarrollo en la región; otra decisión contraria a los intereses de Chiapas es la ausencia de una política migratoria, lo que ha deteriorado la calidad de vida de los municipios fronterizos; y, por último, la decisión ilegal del despojo del territorio chiapaneco aprobada por la Suprema Corte y vergonzosamente implementada por el gobierno del Estado con el respaldo del Congreso Local.

Sin duda, Chiapas tiene muchos problemas, pero el problema mayor es la falta de gobernador, en donde Rutilio Escandón no toma decisiones de gobierno sino que actúa como un administrador, en donde se perdió todo viso de autonomía frente al gobierno federal. En realidad, nunca ha existido autonomía del Estado frente al centro, pero nunca como ahora, el gobierno de Chiapas se encuentra tan sometido a los designios del presidente. A tal punto, que Rutilio Escandón dejó en manos del gobierno federal todas las decisiones políticas internas que afectan la vida del Estado.

Chiapas requiere urgentemente de atención política para garantizar seguridad y gobernabilidad y de inversión económica para establecer paz y tranquilidad hoy alterada en gran parte del territorio. A estos problemas de gobernabilidad e inseguridad que prevalecen en Chiapas se le suma el problema de los desastres naturales ocasionado por las lluvias que no están siendo atendidos y que el Rutilio Escandón, por la falta de legitimidad política no se atreve a recorrer la zona de desastre en el Soconusco, en donde los productores agrícolas, quienes no son apoyados con créditos, ni con fertilizantes, ni con asesoría técnica, en estos momentos están viviendo por el desastre natural ocasionado por las lluvias el abandono de un gobierno que ha permanecido ausente.

En estos momentos Chiapas requiere urgentemente de un gobernador socialmente comprometido, con liderazgo en la atención de las demandas y los problemas de la población, con firmeza para poner límites al crecimiento de la delincuencia organizada y con la sensibilidad política que permita ofertar un gobierno que busca la mejora de la población. Chiapas no puede continuar con un gobernante dominado por la indiferencia y la frivolidad, alejado cada vez más de lo que Chiapas necesita, lo que está convirtiendo una demanda social el que se adelante la salida de Rutilio Escandón del gobierno de Chiapas.