JA Teline V - шаблон joomla Форекс
25
Thu, Jul
137 New Articles

El compromiso del derecho humano a la paz

Editorial
Typography

Durante la campaña, el gobernador electo expresó en distintas ocasiones que el problema principal en Chiapas está en construir la paz, y por lo tanto la inseguridad, que la población percibe y manifiesta cómo la principal demanda, queda subordinada a la construcción de paz, entendida ésta como una forma de no violencia, en el que todos los actores de la sociedad chiapaneca tienen que poner la parte que le corresponda para construir la paz.

En este escenario los grupos de la delincuencia organizada juegan un papel relevante, tanto como promotores de la violencia, como actores interesados en construir la paz, debido a que la guerra les ocasiona pérdidas económicas y humanas y pone en riesgo un negocio, que aunque ilícito representa un mal necesario debido a los millones de adictos, principalmente en los Estados Unidos de Norteamérica, a quienes si se les cierra totalmente el flujo de drogas, en cuestión de horas el sistema de salud en ese país entra en crisis y esto repercutiría en la economía no solo de ese país sino en la economía mundial.

En este sentido no es un disparate hablar de reconciliación en Chiapas, idea expresada como una auto-profecía en el mítico “Himno a Chiapas”, como un paso importante para construir la paz en la entidad, alterada en el pasado por los grupos paramilitares en la zona indígena y hoy por la guerra entre el crimen organizado en varios puntos de la geografía de Chiapas.  Esta construcción de paz, atraviesa también por un proceso de saber la verdad, contenido en el derecho de conocer la verdad, que representa un ejercicio adecuado de una justicia transicional, presente en países que han vivido largos procesos de guerra interna; proceso que se requiere se establezca en México y particularmente en Chiapas, para que no se considere como un borrón y cuenta nueva o como se pretendió en países sudamericanos con la política de Punto Final, manifestado al inicio del gobierno de López Obrador, quien le expresó a la madre de los desaparecidos en el país la idea de Perdón y Olvido, que fue rechazado por las organizaciones de las madres y familiares y ocasionó el distanciamiento de este gobierno no solo con las madres buscadoras sino con todo el movimiento a favor de los derechos humanos.

La construcción de paz en Chiapas no solo significa la disminución de la violencia sino la reducción de las desigualdades, no puede hablarse de paz, cuando cientos de niño mueren al año por enfermedades gastrointestinales, enfermedades que son prevenibles y que requiere del acceso al agua potables de la cual carecen millones de habitantes en la entidad, en miles de comunidades distribuidas en la geografía de Chiapas. No puede hablarse de paz cuando los servicios de salud tienen un gran deficiencia y cuando los servicios educativos que se brindan no son de la calidad que exige la competencia en el mundo globalizado. No puede hablarse de paz, si el 75% de la población vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

En esta perspectiva la paz está relacionada no solo a la no violencia sino a los indicadores de la mejora en la calidad de vida de la población, aspecto que si se abordan en estas dimensiones, se estaría reconociendo que el principal problema en Chiapas es construir la paz, porque eso implica la participación de todos, porque la paz no es solo un discurso sino el compromiso social más importante que debe asumir toda la población, inclusive y especialmente, los grupos de la delincuencia organizada.