JA Teline V - шаблон joomla Форекс
26
Wed, Jul
109 New Articles

La encrucijada en la reconstrucción de la nación

Editorial
Typography

Durante muchas décadas, el Estado Mexicano abandonó la atención de las demandas sociales de la población y la pobreza y desigualdad social creció a niveles alarmantes. Junto a este abandono, el Estado Mexicano vivió un resquebrajamiento en sus instituciones que posibilitó la infiltración del narcotráfico, presente en México primero como ruta de paso a los Estados Unidos y luego como productores e introductores al territorio vecino, creándose así los grupos mexicanos ligados al narcotráfico, que permeó los distintos niveles de gobierno y corrompió a todos los cuerpos policíacos y la impartición de justicia.

 

Durante más de 8 décadas a la población se le expropió su facultad de elección y por ende, de ejercicio democrático. El sistema de partidos se encuentra alejado de la ciudadanía y éstos se convirtieron en pequeños guetos de poder de minorías, que no sirven de mucho a la reorientación del régimen político en condiciones de crisis.

La descomposición del Estado Mexicano, se evidencia por los escándalos en que presidentes municipales, gobernadores, diputados, jueces, funcionarios de la presidencia, altos mandos militares, empresarios y los partidos políticos, han sido señalados por sus vínculos con la delincuencia organizada, en la que la realidad terminó superando a la ficción y hoy día se vive en el país una integración de la política, la empresa y la delincuencia organizada.

La gota que derramó el vaso y exhibió la violación de los derechos humanos que prevalece en el país, fue el asesinato de 46 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, que destapó la existencia de más de fil fosas clandestinas en Guerrero, Michoacán, Morelos Tamaulipas y Veracruz, que dan muestra de la impunidad con que se desaparece y asesina a la población civil en este país, con el agravante de que la situación de inconformidad va a incrementarse por la crisis económica que vive el país.

La crisis puede ser más profunda de lo que se percibe, en virtud de que encuentra a un presidente debilitado, con fuertes acusaciones de corrupción, con una moneda devaluada y con un desprestigio internacional, debido a las críticas por la violación sistemática de los derechos humanos de la población, en la que a pesar de los señalamientos, existe una fuerte resistencia para emprender los cambios y construir un nuevo país.

La reconstrucción de la nación mexicana se convierte en una necesidad política válida y deseable, pero que presenta múltiples dificultades por el fracaso del sistema de partidos en el país, por la ausencia de opciones políticas que hay en el escenario actual, por la ausencia de nuevas ciudadanías reflexivas y críticas, por las pobres experiencias de participación política en las prácticas democráticas y por la crisis de confianza y de credibilidad que prevalece en la población.  

Nunca como ahora el país presenta un futuro incierto y sombrío. Pero también nunca como ahora hay pequeños sectores de la población que identifican claramente que las instituciones que le daban sentido a la nación mexicana fueron desmanteladas en los últimos 40 años. Lo que significa que nos encontramos en la encrucijada de reconstruir una nueva nación mexicana, con nuevos sentidos y significados y con prácticas democráticas que regulen la vida y la convivencia o bien el país continúa con el proceso de degradación social en la que actualmente se vive, en donde prevalece la corrupción generalizada y la impunidad.