JA Teline V - шаблон joomla Форекс
21
Mon, Aug
138 New Articles

Un gobierno de 16 meses

Editorial
Typography

El juego que se traen funcionarios de los tres poderes del Estado, al realizar actos anticipados de campaña, está colocando a la sociedad chiapaneca en una condición en la que todos pierden, al prevalecer más las ambiciones personales por nuevos cargos, que el interés por la mejora de la vida pública.

 

Al respecto, sorprende la ceguera colectiva en la clase gobernante, que no percibe la erosión política que tiene el actual gobierno, en la que cada vez genera mayor coraje y encono social entre grupos de la población, por la incapacidad de respuesta que tiene ante las problemáticas y demandas sociales y que desafortunadamente continúa comportándose con la frivolidad y la indiferencia que enciende los ánimos de la gente, como sucedió el lunes en la ciudad de Chiapa de Corzo.

Los actos anticipados de campaña ofenden a la población y no tienen razón de ser. Ello sólo muestra un despilfarro de recursos, el cinismo que hay ante las críticas y el desprecio a la población, que lo que requiere son soluciones para reducir la desigualdad social y a cambio de ello los llevan de acarreados, movidos por la esperanza de recibir enseres y despensas.

La contienda electoral del 2018 se convirtió desde ahora en un circo, en la que salen payasos, malabaristas y animales de diversa índole, en un escenario cubierto de lodo, sangre y estiércol. Y en donde al dueño del circo se le crecieron los enanos.

Chiapas está en ruinas, pero eso no parece importarle a ninguno de los muchos imprudentes, ambiciosos, lunáticos y desequilibrados aspirantes a la gubernatura, que andan desaforados realizando actos de campaña y suben los eventos a las redes con la intención de difundir popularidad, cuando en realidad muestran las miserias de la gente.

Chiapas desde hace años requiere de sus mejores hombres y mujeres para cambiar los rumbos de su historia y sin embargo se continúan constituyendo gobiernos de baja estofa, en donde los peores están tomando las decisiones.

Lo lamentable de esta situación, es que los peores son los que mantienen esta estrategia de actos anticipados de campaña, con el fin de tomar la delantera y asegurar un espacio en el reparto de posiciones y finalmente van a lograr sus objetivos, porque son los que tienen las posibilidades para continuar y mantener el gobierno de los peores.

El futuro de Chiapas se encuentra en que continúen en el poder la juniorcracia, los hijos de la vieja clase política, que durante décadas gobernó mal la entidad y que nunca mostró un deseo por construir una sociedad más igualitaria o que gane el heredero del grupo del actual gobierno, que finalmente, por la disputa del poder va a terminar pactando o rompiendo con el clan de los exgobernadores, que se aprestan a tomar por asalto el poder en Chiapas.

El gobernador dejó suelto los hilos de la gobernabilidad en Chiapas y pretende tener bajo su control el proceso electoral del 2018. Esto entraña un riesgo por sus bajos niveles de popularidad  y de aceptación, pero más por la inacción del gobierno y la desatención de los problemas sociales, en el que la entidad pueda convertirse en un polvorín en los meses previos de la elección, lo que dinamite y deslegitime de antemano los resultados electorales.

Por eso, lo más recomendable es que en lugar de continuar con los actos anticipados de campaña, el gobierno debería de hacer el intento por gobernar los 16 veces que le quedan.