JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Wed, Jul
151 New Articles

El juego de intereses

Editorial
Typography

El predominio del pragmatismo sobre la política pulverizó las ideologías y maniató a la ética y a los principios políticos. El pragmatismo político está desideologizado y se mueve solo a partir de los intereses. Ahí los acuerdos se construyen con base a la conveniencia y las circunstancias cambiantes vertiginosamente genera que los compromisos sean a muy corto plazo.

 

Esto es ilustrativo para entender lo que está pasando en estos momentos en Chiapas, que se encuentra gobernada por el pragmatismo más vulgar y volátil, en el que no existe la palabra, no hay proyecto de largo plazo y la traición se encuentra a la vuelta de la esquina.

En este momento de sucesión política en Chiapas, lo que menos importa en el bienestar común y el mejoramiento de la vida pública. Sobre todo porque los intereses personales se imponen sobre los intereses colectivos. Y cualquiera que manifieste una opinión que cuestione los intereses personales se convierte en enemigo. Pero lo más grave de esta situación, es que cualquiera que se pronuncie por la necesidad de privilegiar el bien común o que piensa en términos de la colectividad se convierte en un peligro.

En la entidad lo que hay en este momento es una pugna de intereses personales, en donde el futuro de Chiapas es lo que menos importa. Para el gobernador la preocupación mayor es la inmunidad. Empieza a sentir que el comportamiento frívolo de su gestión le puede ocasionar un daño corporal, en el que no está dispuesto a sufrir.

Para ello busca cubrirse las espaldas, pero como no tiene conocimientos de la historia, ignora que el régimen político mexicano no permite la construcción de maximatos. El sueño de los gobernantes en el país ha sido siempre el de influir sobre su sucesor para continuar manteniendo los privilegios. Pero eso dura poco, es el momento en que el nuevo gobernante sienta las fortalezas de tomar decisiones por encima de la ley, y lo primero que suele hacerse es sacudirse la influencia del anterior.

El poder no se comparte se suele repetir una y otra vez y el régimen posibilita la concentración del poder en una persona. De allí que con mucha recurrencia se suele hablar de traiciones.

Esta historia se repite cada seis años y cada seis años prevalece el interés para imponer el sucesor. En Chiapas se aseguraba que el proceso electoral iba  ser terso, sin complicaciones. Y ahora se observa un escenario cada vez más complicado para el gobernador, en virtud de que él tiene una clara instrucción, la de favorecer al senador Albores.

Por ese motivo el gobernador ideó controlar a todos los partidos, con el fin de obtener la nominación de las candidaturas y tener bajo control todo el proceso. Sin embargo hay intereses encontrados que se contraponen a la decisión de entregar el Estado a los Albores, porque se presupone –o por lo menos siempre se ha dicho-, que atrás o aliado de ellos se encuentra Juan Sabines.

En ese sentido el camino que queda es mantener la candidatura del Verde a la gubernatura separada a la propuesta del PRI y eso significa contraponerse a los intereses del poderoso secretario de relaciones exteriores, Luis Videgaray, quien buscaría un ajuste de cuentas a Manuel Velasco, con mucha tela de donde cortar por el desaseo financiero en por lo menos tres secretarías, salud, educación y seguridad pública, lo que significa problemas para el gobernador.