JA Teline V - шаблон joomla Форекс
21
Sun, Oct
108 New Articles

En política todos los perros tienen dueño

Editorial
Typography

Las condiciones sociopolíticas en Chiapas nunca habían estado tan mal como se encuentran ahora. En la población hay una crisis de confianza combinada por un desencanto de la política, de los políticos y de los partidos. Además existe un sentir generalizado de malestar en la gente, pero esto no se traduce en una actitud de cambio y de eso se está aprovechando el gobierno para construir mentiras e inventar simpatías hacia candidatos que solo representan los intereses perversos del gobernante.

 

La intención final de Manuel Velasco Coello es construir un escenario bajo control del proceso electoral del 2018, en donde todo está dirigido y no exista competencia política. Su estrategia ya funcionó en el Partido MORENA, donde Rutilio Escandón no cuenta con la simpatía de un sector importante del morenaje y en donde su imagen está seriamente deteriorada por su desempeño, en el que representa lo peor del actual gobierno. Paradójicamente Rutilio Escandón representa en Chiapas lo que Andrés Manuel López Obrador tanto critica a nivel nacional… La corrupción y la prostitución de la justicia.

Pero la estrategia del gobernador también funcionó en debilitar la candidatura del PRI, al condicionar como candado de una alianza PRI-Verde, que el candidato salga de las filas del Verde, lo que significa que de estar en las boletas, Roberto Albores Gleason iría solo, lo que limita considerablemente sus posibilidades de triunfo.

En la alianza PAN-PRD-MC, también el gobernador juega con los dados cargados. Aquí se ha reunido con Dante Delgado y con María Elena Orantes para ofrecer los apoyos y recursos del gobierno para favorecer la candidatura del Movimiento Ciudadano. Al respecto, los espectaculares de María Elena Orantes en el que se promocionaba su rostro en la portada de la revista Público y Privado fueron pagados  por el gobierno del Estado, con el fin de fortalecer una imagen pública que no resulta competitiva.

Las cifras de elecciones anteriores no le son favorables a María Elena Orantes. En las elecciones del año 2006 fue candidata al senado y obtuvo 490 mil 738 votos, llevando como compañero de fórmula al senado a Manuel Velasco Coello. Ambos contendientes obtuvieron una votación menor que la obtenida por el candidato del PRI-Verde a la gubernatura de Chiapas quien alcanzó 538 mil votos.

En el 2012 María Elena Orantes fue candidata a la gubernatura por la coalición PRD-PT-MC y la votación que alcanzó fue de 348 mil 506 votos, su porcentaje de votos se redujo en un 30% respecto al 2006, pero comparado con la votación que obtuvo el candidato a la presidencia de la república de esa misma coalición, María Elena obtuvo 240 mil votos menos que Andrés Manuel López Obrador.

Pero los resultados obtenidos por María Elena Orantes en las elecciones del 2015, en el que encabezaba la lista de diputada plurinominal, muestran una caída significativa, que produjo que su partido, Movimiento Ciudadano, perdiera su registro en Chiapas, ya que solo alcanzó 48 mil votos en todo el Estado y lo grave de todo es que su partido no presentó candidatura a presidentes municipales en poco más del 50% de los municipios.

La trayectoria de estas cifras muestran dos cosas: una, la existencia de una caída real del voto de María Elena Orantes en cada uno de los procesos electorales en los que participó y, dos, la ausencia de trabajo político en la entidad, que la hace una candidata poco competitiva, en la que está predestinada a perder, de allí que Manuel Velasco Collo la quiera en las boletas representando a la coalición Chiapas al Frente.

Los datos históricos de las elecciones no mienten, sin embargo a los chiapanecos se nos quiere engañar haciendo creer que las encuestas la favorecen, sobre todo porque ella es una candidata a modo y juega a la perfección la estrategia diseñada por el gobernador, quien ha mostrado muy claramente sus intenciones, cancelar el derecho de los chiapanecos a elegir a sus gobernantes.