JA Teline V - шаблон joomla Форекс
20
Mon, Aug
140 New Articles

La delincuencia organizada en las elecciones

Editorial
Typography

Los problemas de gobernabilidad en Chiapas son extremos; en pocos días se pasó de la violencia en Oxchuc , a la violencia en el municipio de Chilón, sin que esto parezca importarle a las autoridades, que se mantienen pasivos e indiferentes, aún y cuando estos crímenes con violencia contaminan el proceso electoral, que irremediablemente no tiene condiciones para ser pacífico.

 

Las elecciones en la entidad están en riesgo, porque el clima de violencia que priva puede conducir a que no se instales más del 5% de las casillas, lo que estaría ocasionando la anulación del proceso.

Pese a ello se siguen tomando decisiones erróneas, como la formación de la coalición PRI-Verde-PANAL-ChiapasUnido-Mover a Chiapas, en la que más que representar una fuerza política parece la representación de la delincuencia organizada.

Esa coalición no representa el interés de los chiapanecos ni representa las aspiraciones de un Chiapas mejor ni representa la paz. Lo que ya no puede seguirse ocultando y menos negando es que varios municipios en la entidad, con las policías municipales, estatales y la impartición de justicia está infiltrada por la delincuencia organizada.

En el 2015, el PRI, el Verde y Mover a Chiapas, presentaron candidatos a presidencias municipales con personajes señalados por sus vínculos con la delincuencia organizada.

Ahora en el 2018 las condiciones se prevén peor, porque los intereses de los distintos grupos de la delincuencia, adheridos a distintos cárteles, fueron sometidos, sin que se les consultara, a participar en una coalición de partidos, en la que se sumó al agua y el aceite, lo que seguramente va a recrudecer los conflictos en el ámbito municipal. Al mismo tiempo, los municipios indígenas están siendo sobrecalentados con reuniones políticas, como las sucedidas en San Juan Chamula, que recientemente tuvo mítines realizados por el PRI, el verde, Mover a Chiapas y MORENA. Lo grave en esas circunstancias es la polarización de las comunidades, por las ofertas políticas de los once partidos en la entidad, en donde se fomentan las pasiones, que dan cabida a odios, enconos y rivalidades, como puede repetirse en Chamula, con la designación de Sebastián Collazo como candidato del PRI a la diputación federal

El financiamiento con dinero sucio en las campañas políticas en Chiapas difícilmente se va a poder evitar. Sobre todo por las ambiciones y la voracidad de algunos personajes como Enoc Hernández, en la que su obsesión de poder y nepotismo no tienen límites, quien tuvo la osadía y la irresponsabilidad, de involucrar a Leticia Coello, madre del gobernador, en reuniones con presuntos delincuentes.

La complejidad política en la entidad torna peligroso el ambiente electoral. Los crímenes van a ir en aumento, con el riesgo en que la violencia, la inseguridad y el hartazgo de la gente, conduzca al rechazo de las elecciones y se generalicen los acuerdos comunitarios de no permitir la instalación de las casillas, como ya lo hizo Tila y Oxchuc, lo que pondría en riesgo a todo el proceso electoral.