JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Wed, Sep
95 New Articles

Por riesgo, 126 viviendas tienen que ser desalojadas en el Cerro del Chiquihuite

Estados
Typography

Autoridades mexiquenses lanzaron un nuevo llamado a familias asentadas en las laderas del cerro del Chiquihuite, tras el talud de rocas que se desprendió desde la cima y aplastó al menos cuatro viviendas, en tanto se informó que 126 tienen que ser desalojadas ante la desestabilización que presenta la ladera de la montaña.

A casi 72 horas de que se registró el siniestro, las labores de búsqueda en la zona continúan por parte de células especializadas de diversos cuerpos de seguridad que se concentran en la zona del percance, dónde una madre de 22 años y sus hijos de 3 y 5, siguen sin ser localizados, por lo cual, los equipos trabajan a contra reloj.

El subsecretario general de gobierno,  Ricardo de la Cruz Musalem, informó que persiste el riesgo de nuevos deslizamientos en el lugar, por lo que se mantiene un estricto control del tránsito en el sitio, y se ajustó de 80 a 126 el número de viviendas que tienen que ser evacuadas.

Al dar un informe del avance en los trabajos, el funcionario estatal dijo que el 50% de las 126 familias ya habían abandonado sus hogares, pero falta la otra mitad. Para facilitar las maniobras de remoción, las rocas más grandes, son “apuntaladas” con costales de arena en la base.

El funcionario no descartó ampliar el número de viviendas a desocupar, toda vez que en las últimas horas se registró un desplazamiento de 12 milímetros del derrumbe, mientras que la ladera es monitoreada cada hora.

En la zona otros equipos de protección civil y expertos, luchan para estabilizar las enormes moles que se desplomaron el viernes y que en algunos casos pesan 200 toneladas, por lo que para removerlas será necesario fragmentarlas in situ.

Instalan Plan DN-III

En la zona mientras tanto se mantiene una gran actividad y concentración de equipos de rescate y ya se  instaló el Plan DN-III, por lo que Ejército y la Guardia Nacional tomaron el control.

A solo 30 metros de la zona siniestrada se instalaron varias carpas, desde donde opera el comando de control, integrado por expertos de los tres niveles de gobierno, quienes analizan y reevalúan continuamente las maniobras de rescate.

El subsecretario general de gobierno, Cruz Musalem, confirmó por la tarde que son tres personas las que se encuentran en calidad de desaparecidas y no diez como se dijo al principio.

Refirió que en las inmediaciones  se encuentra un “ojo de agua”, el cual contribuye a la inestabilidad del área, por lo que el riesgo de nuevos percances está latente.

Ayuda sobrada

En el lugar vecinos de calles aledañas se organizaron para instalar un puesto de comida donde de manera gratuita preparan y distribuyen alimentos a quien lo necesite.

Cerca de 100 vecinos repartidos en tres equipos, participan desde el viernes en la preparación de menús, rolando la comida, el desayuno o la cena.

En los cinco albergues abiertos también se distribuye  comida, agua y ropa para las persona.

Rescatan mascotas

Por la mañana de este domingo, los equipos de rescate renovaron la esperanza, luego de que un perro de mediana edad fue recuperado de entre los escombros.

La mascota fue rescatada por una de las células, que en turnos de media hora, ingresan a la “zona cero” para rastrear vida.

Alrededor de las 11:30 se logró llegar hasta el perrito, el cual se encontraba asustado y con golpes en diversas partes del cuerpo, ojos irritados, tras permanecer casi 48 horas atrapado debajo de piedras y tierra.

La mascota de inmediato fue trasladada a servicios especializados para ser valorada; su rescate provocó una explosión de aplausos de trabajadores y vecinos que se encontraban en el sitio.

En la misma zona y casi al mismo tiempo, el cuerpo de otro perro fue detectado y recuperado, sin embargo a pesar de las maniobras de rescate, no pudo ser reanimado por el personal.