JA Teline V - шаблон joomla Форекс
24
Thu, May
129 New Articles

“¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, exigen madres de desaparecidos en marcha por Reforma

Nacional
Typography

Las escalinatas del Ángel de la Independencia se colmaron de pancartas con los rostros de personas desaparecidas, como ocurre cada 10 de mayo en la Ciudad de México desde hace siete años, cuando las madres de los ausentes decidieron romper el silencio e irrumpir en las calles de esta capital para exigir la presentación de sus hijos.

 

En esta ocasión, 29 de los 50 colectivos de familiares que integran el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México lograron llegar a la Ciudad de México, mientras que, de forma paralela, en las capitales de Coahuila, Chihuahua, Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas, Zacatecas, Querétaro, Monterrey, Sonora y Michoacán, madres de hijos desaparecidos durante la “guerra contra el narcotráfico” irrumpieron con el grito “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. Ese llamado resonó por el Paseo de la Reforma este jueves.

Con la noticia de que, al menos dos contingentes, de Chihuahua y Querétaro se quedaron a mitad del camino debido a un accidente vehicular en la última entidad, las madres –acompañadas por decenas de niños que repartían volantes con las imágenes de sus padres o hermanos– salieron temprano del punto de encuentro, la explanada en la que alguna vez estuvo el Monumento a la Madre.

Bajo el candente sol, llegaron al símbolo del centenario de la Independencia de México para exigir la participación efectiva de las familias en las instancias creadas a partir de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas y por Particulares.

En voz de Diana Moreno, las madres del Movimiento sostuvieron que, contrario a las cifras oficiales, en México habría 200 mil personas desaparecidas –hombres, mujeres y niños–, que son negadas por el Estado mexicano.

Al señalar que a los familiares de víctimas se les ve “como el enemigo a eliminar”, reprocharon los embates a organismos que han respaldado a quienes buscan a sus seres queridos, como recientemente ha ocurrido con la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) y de manera particular al titular, Jan Jarab.

Presente en el evento, el funcionario recibió el reconocimiento de las madres de desaparecidos por decir “la verdad de lo que ocurre en México en la justa dimensión de la emergencia nacional”.

Cinco puntos

Con la presencia de personajes como el obispo de Saltillo, Raúl Vera, Santiago Corcuera y Alex Nieve, director de Amnistía Internacional de Canadá, las denunciantes posicionaron cinco puntos para atender la crisis humanitaria.

En apego a su lema de “Sin las familias no”, exigieron su “participación real y activa” en las comisiones y fiscalías especializadas, nacionales y locales de búsqueda; y la promulgación de la Ley Federal de Declaración Especial de Ausencia para Personas Desaparecidas para que “se reconozca, proteja y garantice la presunción de vida, la personalidad jurídica y los derechos de las personas desaparecidas”.

También demandaron la reforma constitucional al artículo 102 que garantice una fiscalía general autónoma, en tanto que llamaron a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a declarar inconstitucional la Ley de Seguridad Interior (LSI).

Asimismo, solicitaron “respeto por el trabajo de la ONU-DH, que se dedica a la defensa y promoción de los derechos humanos en México, siempre estando de lado de la verdad y la justicia”.

En su participación, Jan Jarab expresó su solidaridad con las madres y coincidió que “ningún familiar debería estar aquí”, por un motivo tan doloroso. Dijo que “estos retratos, estos rostros que podemos ver, hablan de una enorme tragedia humana”.

Tras reconocer el papel que las madres de los desaparecidos han jugado en las reformas legislativas, destacó que ese es un primer paso y se comprometió a que la ONU-DH seguirá trabajando al lado de ellas “desde todas sus capacidades, en la búsqueda y para que ni una madre más ni una sola familia deba pasar por este terrible dolor”.

El director de Amnistía Internacional-Canadá entregó a las madres de los desaparecidos mariposas con mensajes de miles de sus agremiados en el país del norte. Informó que este día en las ciudades Vancouver, Toronto, Ottawa y Québec se realizaron marchas de solidaridad.

En la marcha participaron madres de distintos colectivos, entre ellas Hilda Hernández, madre de César Manuel González Hernández, uno de los 43 normalistas desaparecidos en septiembre de 2014, quien recriminó “la mentira” con que se ha conducido el gobierno mexicano, no solo en el caso de los 43, sino de los miles de desaparecidos que hay en el país.

Yolanda Morán reprochó al presidente Enrique Peña Nieto que no haya “corregido la estrategia fallida de su antecesor Felipe Calderón, incrementando las cifras del horror, superando a su antecesor”. Incluso, dijo que podría cerrar su administración con 50 mil desaparecidos.

“No hay duda que ambos (Calderón y Peña Nieto) tienen responsabilidad política. Y paz no tendrán, les seguirá la mancha de la impunidad y la corrupción”, sentenció la madre de Dan Jeremeel Fernández, desaparecido por el Ejército en 2008.