JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Wed, Sep
95 New Articles

Huyen mujeres en Coahuila ante desatención de denuncias por violencia

Nacional
Typography

Las omisiones de las autoridades estatales y municipales para investigar los casos de violencia de género obligan a las mujeres a huir de Coahuila para ponerse a salvo y no arriesgar a su familia ante las amenazas de agresión de sus parejas, y a recurrir al uso de redes sociales para evidenciar la situación.

Así lo hizo Mariana, una madre y abuela que dejó el municipio de Francisco I. Madero  después que sus denuncias no prosperaron porque, de acuerdo a las autoridades, las amenazas de muerte no se han concretado.

En la laguna coahuilense se documentaron e investigaron cinco casos de feminicidio y desde hace dos años, las mujeres víctimas de violencia doméstica comenzaron a utilizar redes sociales para denunciar la violencia de que son objeto por parte de sus parejas, ya sea como novios, matrimonio o unión libre, debido a que las denuncias de las primeras señales de violencia no fueron escuchadas.

Eso tuvo que hacer Mariana, como dijo llamarse en la cuenta de Twitter , pero ya lejos de territorio lagunero . Su historia se remonta al 2020, cuando Gabriel, su pareja, presentaba comportamientos violentos tras perder el trabajo a raíz de la pandemia por Covid-19. Destruía muebles y diversos artículos en el domicilio donde vivían y amenazaba con quitarle la vida. Físicamente no la agredía, pero si psicológicamente.

El tono de las amenazas subía y llegaba hasta a insistir que podía lastimar a su hijo con discapacidad, sus dos hijas, y nietas.

“En una ocasión empezó a destruir y quebrar cosas. Yo me alejé y tomé el teléfono, pero él se encaminó hacia mi muy violento y me dijo que si le hablaba a la policía, los elementos podrían llegar y detenerlo pero antes me hubiera cortado el cuello. En otra ocasión dijo que podría entregarme a mi hijo ensangrentado sin vida y decidí denunciarlo, me dieron una orden de restricción, pero a él no lo notificaron y por ello pudo ingresar a la vivienda” y desde la cochera  lanzaba insultos y amenazas”, recordó Mariana.

Siguieron las denuncias y decidió dejar su hogar debido a que la agente del Ministerio Público, Sheila Meraz, minimizó su situación y  la policía municipal de Francisco I. Madero no respondía a sus llamados. 

Empezó a indagar los antecedentes de Gabriel y la familia de éste le confesó que estuvo preso en Estados Unidos por pandillerismo, por haber amenazado con arma de fuego a una persona, aunque no le aclararon si le quitó la vida. También se enteró que lesionó de gravedad a sus dos hermanos, pero que sus padres no lo denunciaron.

Ante este panorama un hermano de Mariana acudió ante la funcionaria estatal quien le sugirió que ella tenía que regresar al domicilio conyugal. “Le dijo que debí regresar. ‘Si él la agrede, entonces podemos actuar’. Mi hermano le respondió que si necesitaban que llegara golpeada, muriéndome, o bañada en sangre para que actuaran y la licenciada le respondió: ‘desgraciadamente así es la ley’. Mi hermano le respondió que era una ley extraña y que como hermanos si veían la agresión ellos se meterían por mi, pero Sheila Meraz respondió que no se metieran así, porque entonces los arrestados serían mis hermanos”.

Ante la postura de las autoridades Mariana decidió dejar definitivamente su hogar, pues los mensajes de Gabriel continuaban amezanando con quitarle la vida a las bebés. Por lo que hace días se fue para ponerlos a salvo.

“Yo pensaba que para qué venía a buscar ayuda donde ni siquiera les interesa. No tienen empatía con las víctimas y te hacen sentir que es más importante pedir unas gorditas y hablar con la compañera, que escucharte y protegerte”, dice con voz entrecortada.

Del Centro de Empoderamiento con sede en Torreón recibió una llamada respecto a que su caso no ha sido judicializado porque faltaba un dictamen psicológico, pero no contaban con el especialista para hacerlo. Mientras esto ocurría, Gabriel ingresaba a la vivienda y se llevaba varios artículos, además de causar destrozos. La policía municipal al igual que funcionarios de la dependencia estatal de atención a la violencia contra las mujeres, sugirieron entablar una denuncia por el robo, que sería más procedente y sancionado, que por las amenazas recibidas.

Faltan recursos

Para la directora de Incidencia y Acompañamiento de Víctimas de Violencia, (INCIDE FEMME) Ariadne Lemonte, lo que ocurre en Coahuila que provoca las denuncias en redes sociales o el desplazamiento de las mujeres ante la poca atención que se presta a los casos de agresiones en el hogar, se debe a la falta de recursos materiales, humanos y la ausencia de capacitación de los funcionarios públicos.

“La incidencia de estos casos bajaría si hubiera un programa serio de prevención porque las autoridades están rebasadas y es lo que veo, en lo personal, porque no es el único caso donde se da la orden de restricción, pero no se notifica a ellos, porque siempre el problema en toda actividad es el seguimiento y yo tengo la hipótesis que les faltan recursos de varios tipos, incluso el financiero”, explicó.

Respecto al uso de redes sociales dijo que esto tiene ventajas y desventajas, ya que al identificar al agresor con sus datos y alguna imagen, pueden afectar sus procesos y el agresor quedaría libre.

Reconoció que el malestar de las mujeres al no ser atendidas por la autoridad las orilla a evidenciar lo que tienen que enfrentar, pero en muchas ocasiones se exponen más y dañan los procesos judiciales.