JA Teline V - шаблон joomla Форекс
19
Fri, Aug
139 New Articles

Los acuerdos de seguridad con Estados Unidos han dependido de la voluntad de la DEA: Ebrard

Nacional
Typography

El canciller Marcelo Ebrard Casaubon apuesta a que el decrecimiento demográfico en Estados Unidos obligue Washington a cambiar su política migratoria “a mediano plazo” y que el Entendimiento Bicentenario aleje la cooperación bilateral en materia de seguridad de la “posibilidad disruptiva” de la Agencia Antidrogas (DEA) de ese país.

Durante su participación en la reunión general sobre América del Norte de la Reunión de Embajadores y Cónsules, Ebrard recordó la detención del general Salvador Cienfuegos Zepeda en Estados Unidos en octubre de 2020, la cual provocó un choque diplomático y llevó la Cancillería a realizar intensas gestiones para conseguir la liberación del exsecretario de la Defensa Nacional (Sedena) de Enrique Peña Nieto, acusado por la DEA de narcotráfico.

El canciller equiparó la detención de Cienfuegos con el secuestro y la extradición, en 1994, de Humberto Álvarez Machain, médico que fue acusado de participar en la tortura de Enrique “Kiki” Camarena Salazar, exagente de la DEA.

“Los acuerdos de seguridad con Estados Unidos han dependido de la voluntad de la DEA. ¿Qué tanto te funciona? Pues hasta que la DEA quiera. Depende cada crisis nueva que tenemos, que se le ocurrió algo a la DEA; entonces lo que tratamos de hacer con el Entendimiento Bicentenario es tener un escenario predecible, medible, donde estemos reduciendo estas posibilidades disruptivas que son muy… pues de las que se acordarán: desde 1994, con el secuestro de Álvarez Machain para acá, hasta Cienfuegos”, dijo Ebrard.

Durante la reunión, llevada a cabo para definir la línea de la política hacia América del Norte para 2022, Ebrard resaltó que los tres gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá son “progresistas” y tienen “coincidencias ideológicas y programáticas, y quizá no se había dado en algún tiempo algo así”, lo que abre “una buena ventana de oportunidades para este año”.

Respecto al tema migratorio, central en la relación bilateral con Estados Unidos, Ebrard refrendó que Washington cambiará su política “a mediano plazo”, pues necesita de 600 mil personas al año bajo la presión del decrecimiento demográfico y con la necesidad de sostener su economía y su sistema de pensiones y el ingreso fiscal.

“En materia de migración, tratar de convencerlos de que tienen que modificar su sistema, solo que políticamente no creo que sea viable a corto plazo, pero probablemente lo puedan hacer a mediano plazo”, afirmó, al añadir minutos después: “La realidad demográfica ahorita les obliga (…) no es que México les vaya a imponer la agenda, pero sí por la vía de la transición demográfica”.

Ebrard también sostuvo que la política antimigrantes de Estados Unidos arroja las personas hacia las redes de tráfico de personas.

“Ahora el mensaje es: ‘No puedes migrar a Estados Unidos, o es muy difícil’, y entonces viene todo el proceso que estamos viviendo, muy complejo, muy desgastante, muy delicado en términos de derechos de las personas, de obligar a un número muy importante de personas a ponerse en manos de redes”, dijo.

Respecto al tema del tráfico fentanilo, otro tema central para Estados Unidos en su agenda con México –pues más de 100 mil personas fallecieron de sobredosis el año pasado--, Ebrard resaltó que “básicamente es una crisis creada por la industria farmacéutica”.

“Tenemos que cooperar y encontrar una estrategia común ante un fenómeno que viene del interior del establishment farmacéutico”, insistió.

En materia económica, el canciller remarcó la prioridad de la integración de cadenas de valores en América del Norte, y de incidir en la discusión en Estados Unidos sobre las reglas de origen en materia automotriz, tema que llevó México y Canadá a aliarse en el contexto del nuevo Tratado de Libre Comercio (TMEC).