JA Teline V - шаблон joomla Форекс
31
Tue, Jan
119 New Articles

Contratos para Dos Bocas: entre la opacidad y los sobrecostos

Nacional
Typography

Dos Bocas no costará los 8 mil millones de dólares que el presidente López Obrador prometió. Estimaciones elevan la cifra a entre 11 mil y 18 mil millones de dólares. Sin embargo, el monto preciso sigue siendo un misterio debido a que PTI-ID –la filial de Pemex que gestionó los más de 156 contratos otorgados para la construcción de la refinería– testó los montos en estos documentos y no ha hecho públicos sus respectivos convenios modificatorios. Pero una muestra de 86 contratos que revisó la ASF constató que las sumas erogadas sólo en 2020 aumentaron hasta en 14 veces. Entre los beneficiarios de esta obra –cuya primera fase el mandatario inauguró el viernes 1-- hay trasnacionales, grandes compañías mexicanas y empresas cuyos dueños son cercanos a la 4T.

La falta de claridad en el ejercicio del gasto y la rendición de cuentas a medias de Pemex y la Secretaría de Energía (Sener) han alimentado las especulaciones sobre el monto del sobrecosto que acarreará la refinería Olmeca de Dos Bocas cuando termine su construcción y su periodo de pruebas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ya reconoció que la nueva refinería no costará 8 mil millones de dólares, como lo prometió en 2019 –monto que fue calificado de inverosímil por las empresas especializadas– y que rondará los 11 o 12 mil millones de dólares, mientras otras estimaciones lo evalúan a entre 14 y 18 mil millones de dólares. El viernes 1, durante la inauguración de Dos Bocas, la secretaria de Energía Rocío Nahle, dijo que la obra ha recibido hasta ese momento recursos del presupuesto por 10 mil 200 millones de dólares, de los cuales 8 mil 915 millones de dólares han sido gastos de inversión y el resto de pagos de impuestos.

Las cifras siguen en el aire, pues la información disponible es incompleta y difícil de verificar.

Así, Pemex testó los montos de cada uno de los 156 contratos relacionados con la refinería de Dos Bocas disponibles en el sitio de PTI Industria de Desarrollo (PTI-ID) –la empresa filial de la petrolera a cargo del proyecto–, y no publicó los convenios modificatorios a estos contratos, los cuales aumentaron los montos contratados hasta 14 veces, según una revisión realizada por Proceso.

Más allá de los montos testados, los contratos comparten otro elemento: la firma de Leonardo Cornejo Serrano, el subdirector de Proyectos Industriales de Pemex Transformación Industrial (Ptri), quien durante la gestión de Emilio Lozoya Austin al frente de Pemex, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, estuvo involucrado en la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

En su revisión de la Cuenta Pública 2020, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo la labor de verificar una muestra de 86 contratos de la refinería de Dos Bocas; no dio información sobre los otros 70 contratos disponibles en versión testada en el portal de PTI-ID. Aparte, la revisión que la ASF ha hecho pública hasta el momento se limita a las erogaciones de 2020, dejando un hueco de información para 2021, año en el que se ha reportado el mayor gasto para Dos Bocas.

De los que sí auditó, la ASF observó que varios contratos fueron seguidos por convenios modificatorios que aumentaron de manera significativa los montos acordados en su adjudicación.

El contrato para el desarrollo del paquete 2, entregado a la trasnacional coreana Samsung Engineering en consorcio con la empresa Asociados Constructores DBNR –compañía en la que están Samsung y las empresas duranguenses Construcciones Mecánicas Monclova y Constructora Industrial de Monclova–, tuvo tres convenios modificatorios entre su adjudicación, en julio de 2019, y junio de 2020, los cuales triplicaron el precio inicial: pasó de mil 630 millones de pesos a 4 mil 397 millones de pesos.

El consorcio formado por Grupo Indi –a través de su filial Impulsora de Desarrollo Integral– y Proyecta Industrial, SA de CV, también salió beneficiario de un convenio: un contrato que les fue adjudicado por 688 millones 842 mil pesos el 13 de agosto de 2020 terminó renegociado a 2 mil 300 millones de pesos cuatro meses después, un monto 259.9% superior al inicial. Además, el convenio modificatorio amplió en 102 días naturales el plazo de cumplimiento de las obras.

Grupo Indi pertenece a la familia Muñoz Cano Castro, cercana a López Obrador desde hace décadas, cuya empresa Gami Ingeniería –que estuvo a cargo de un tramo del Segundo Piso del Periférico capitalino durante la administración del tabasqueño– ha sido una de las más beneficiadas en contratos de obra pública en la presente administración: recibió contratos por 12 mil 934 millones de pesos del gobierno federal, más una participación de 3 mil 300 millones de pesos en la Autopista Conexión Oriente, en el Estado de México el año pasado.

ICA, otra de las constructoras más beneficiadas en contratos de obra pública del gobierno de López Obrador –y una de las principales contratistas de Dos Bocas–, negoció un convenio modificatorio que sumó 374 millones 674 mil pesos al contrato que había obtenido originalmente por mil 194 millones de pesos.

La empresa tapatía J A Díaz y Compañía recibió un contrato de 146 millones 373 mil pesos el 1 de junio de 2020, que menos de cuatro meses después aumentó, mediante un convenio, a 2 mil 4 millones de pesos, un costo 14 veces superior al acordado en un principio.

De acuerdo con los contratos cuyos montos fueron revelados por la ASF, entre 2019 y 2020 las empresas más beneficiadas fueron la coreana Samsung, seguida por las empresas del consorcio Van Oord y Grupo Huerta Madre –vinculada al tabasqueño Adán Augusto López Hernández, actual secretario de Gobernación– y la trasnacional estadunidense Baker Hughes, cuyo nombre salió a relucir en el tema de la casa en Houston de José Ramón López Beltrán, el hijo de López Obrador.

También fueron beneficiados el consorcio Constructora Hostotipaquillo/Techint/Mexicana de Recipientes a Presión –esta última, propiedad del empresario Juan Carlos Tapia Vargas, señalado en la trama de sobornos de Odebrecht–, así como las empresas mexicanas ICA, Grupo Indi, J A Díaz y Compañía y Construcciones y Reparaciones del Sur.

Operadora CICSA, del magnate Carlos Slim Helú, también fue beneficiada con algunos contratos entre 2019 y 2020, aunque el monto que se puede consultar no alcanza al de los grandes contratos: estos años, la empresa de Slim obtuvo por lo menos 378 millones 696 mil pesos en contratos, más otro cuyo monto está testado.

Estos datos son incompletos incluso para los años 2019 y 2020, pues estas y otras empresas recibieron contratos no revisados por la ASF, cuyos montos no son públicos.