JA Teline V - шаблон joomla Форекс
19
Thu, Sep
97 New Articles

Mujeres activistas indígenas cuestionan consulta del gobierno para construir Tren Maya

Principal
Typography

Mujeres activistas indígenas mayas cuestionaron que el gobierno federal pretenda hacer una consulta para construir el Tren Maya, cuando no hay ni siquiera información que haya llegado hacia las comunidades indígenas, las principales afectadas.

Asimismo señalaron que quienes se autoproclaman como “líderes supremos mayas” y hablan en nombre de todo ese pueblo no tienen ninguna legitimidad para ser interlocutorescon el gobierno federal.

Denunciaron que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha violado el principio de la consulta porque, aun cuando no se ha dado la anuencia para la construcción, ya dieron a conocer públicamente el proyecto y por dónde va a pasar, además de las declaraciones que ha hecho de que “todos se suban al tren o se los lleva el tren”.

Maritza Yeh Chan, coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas para la Región Peninsular; Fátima Gamboa, de la Red Nacional de Abogados Indígenas, y Yaneth Cruz Gómez, de la Red Estatal Indígena de Chiapas, así como mujeres indígenas mayenses profesionistas, participaron en el Foro Regional Voces de Mujeres en torno al Tren Maya, en el que expusieron los agravios del gobierno federal al instrumentar una consulta sin tomar en cuenta a estos mismos pueblos de cómo deber ser la consulta.

“Es una consulta a modo desde arriba, donde una vez más se pretende imponer un modelo de consulta, donde no se nos toma en cuenta como sujetos de derecho”, dijo la abogada Yaneth Cruz Gómez, miembro del pueblo indígena tojolabal de Las Margaritas, Chiapas.

La abogada comunitaria de la Red Estatal Indígena cuestionó que el gobierno ignore que en muchas comunidades no hay energía eléctrica y mucho menos acceso a internet, por lo que no basta con difundir la información en esa plataforma.

Fátima Gamboa, del pueblo maya yucateco, cuestionó que además de que no ha llegado información clara y precisa a los pueblos y comunidades indígenas de la región, el gobierno violó la parte previa, que es dar a conocer cómo será el proyecto cuando aún no se realiza la citada consulta.

Denunció que el gobierno federal usa figuras falsas que no existen en las comunidades mayas, como los autollamados líderes supremos o gobernadores.

Aseveró que todo aquel que se autodenomine líder de todo el pueblo maya no tiene ninguna legitimidad y que todo acuerdo que el gobierno federal haga con ellos tampoco tiene validez jurídica.

Expuso que los acuerdos se tienen que construir con los propios pueblos y comunidades, donde la decisión está en la asamblea, como siempre se ha realizado según sus usos y costumbres.

Pidió una nueva relación entre el gobierno y los pueblos indígenas de México, que se deje de verlos con lástima, como sujetos de las políticas públicas paternalistas.

Aseguró que los pueblos indígenas de México son sujetos activos y no pasivos que sólo están esperando las migajas del gobierno federal.

Expuso que un proyecto de desarrollo no se debe imponer pues, para empezar, el concepto de desarrollo del gobierno es muy diferente al  que tienen los pueblos indígenas.

Maritza Yeh Chan señaló que un megaproyecto como el Tren Maya vendrá a romper con la identidad de los pueblos indígenas, pues se les pretende dar empleo ínfimos y mal pagados, como se hace ya en grandes desarrollos turísticos como la Riviera Maya.

Denunció que se desplaza a las lenguas indígenas originarias, porque, ante la llegada de estos megaproyectos, se prioriza la lengua extranjera para ocuparse en las grandes empresas transnacionales y se desdeña la lengua nativa.

“Actualmente, en cualquier empresa de la Riviera Maya, el principal requisito es saber hablar inglés. Por eso ahora, en los pueblos y comunidades indígenas se les deja de enseñar la lengua materna a los niños y niñas, y se les inculca ya no sólo que aprendan español, sino también el inglés, para que de grandes puedan tener trabajo”, indicó Yeh Chan.

Expuso que los pueblos y las comunidades no pueden ir a una consulta si antes no hay una verdadera campaña previa de información de qué es lo que se pretende construir, información que quede clara a todos los hombres y mujeres para que a la hora de ser consultados tomen una decisión razonada.

“De lo contrario, el gobierno manipulará y pretenderá sacar una consulta a modo, para echar a andar un megaproyecto que de entrada ya nos han dicho que va. Es, pues, la primera violación a un protocolo de consulta. Es decir, nos van a consultar algo que ya tienen previamente preparado para construir”, indicó.

Expuso que el megaproyecto romperá el tejido social entre las comunidades indígenas y alterará la vida comunitaria. Señaló que, ante la llegada de cada vez más turistas, esto desplazará a los pueblos originarios o se crearán cinturones de pobreza y marginación alrededor de ellos, como actualmente pasa en Cancún.

Un acuerdo importante y colectivo de las participantes y asistentes al foro fue la creación de un observatorio ciudadano que dé seguimiento a la evolución del proyecto en tres aspectos fundamentales: impacto medioambiental, impacto del turismo en las comunidades y pueblos originarios y la participación de las mujeres.