JA Teline V - шаблон joomla Форекс
03
Wed, Jun
143 New Articles

Por covid-19, niveles de pobreza y pobreza extrema aumentarán en México

Principal
Typography

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advirtió que, en un escenario de alto impacto, la afectación del covid-19 provocará un aumento en los niveles de pobreza del país, pues pasarán de 41.9% al 48.9% de la población.

Por otra parte, la pobreza extrema pasará de 11.1% registrada en 2019 a 17.1% en el peor de los casos.

Ambos niveles son superiores a los escenarios que se prevén en la región de Latinoamérica, que van del 11% al 14.2% en el caso de la pobreza extrema, y del 30.3% al 35.8% en el caso de la pobreza.

En cuanto a los apoyos gubernamentales, la Cepal destacó el caso de México donde se han considerado dos opciones: otorgar un salario mínimo general o dar un monto equivalente a la línea de bienestar urbana o a la línea de bienestar mínimo urbana, que estima el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Si se otorgara una línea de bienestar mínima, equivalente al costo de la canasta alimentaria de las zonas urbanas (unos 73 dólares mensuales en marzo de 2020), sería necesario un desembolso equivalente al 10.3% del PIB estimado para 2020, aclaró.

Un programa más cercano a los objetivos del ingreso básico universal y que otorgara un salario mínimo (unos 167 dólares mensuales) o un monto equivalente a la canasta alimentaria y no alimentaria (unos 144 dólares mensuales), elevaría el monto requerido al 23.5% del PIB en el primer caso y al 20,2% del PIB en el segundo.

Considerando estos montos, la implementación de un ingreso ciudadano universal se realizaría como un proceso de avance gradual de largo plazo.

De acuerdo con el reporte “Desafío social en tiempos del covid-19”, elaborado por el organismo internacional, este aumento de la pobreza y la pobreza extrema compromete gravemente la posibilidad de poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo en 2030 y, más ampliamente, el logro de todas las metas de la dimensión social de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Las medidas de cuarentena y distanciamiento físico necesarias para frenar la propagación acelerada del coronavirus y salvar vidas generan pérdidas de empleo (en 2020 habría 11.6 millones de desocupados más que en 2019) y reducen los ingresos laborales de las personas y de los hogares.

La pérdida de ingresos afecta sobre todo a los amplios estratos de población que se encuentran en situación de pobreza y vulnerabilidad, así como a las personas que trabajan en actividades más expuestas a despidos y reducciones salariales y, en general, en condiciones de precariedad laboral.

De acuerdo con la Cepal, en todos los escenarios la pobreza y la pobreza extrema aumentarían en todos los países.

Sin embargo, en el escenario alto, los mayores aumentos de la pobreza extrema se darían en México, Nicaragua y el Ecuador.

También en el escenario alto, la pobreza en general aumentaría especialmente en Argentina, México, el Ecuador y Brasil, ya que resalta la particular vulnerabilidad de las tres mayores economías de la región.

En este contexto, el organismo regional advirtió que también habría un fuerte deterioro de la posición de las personas que pertenecían a los estratos medios, aunque los impactos —estimados como movilidad económica descendente entre estratos— disminuyen a medida que se avanza en la escala social.

En este grupo, los estratos medios-bajos serían los más afectados. Se deterioraría la situación económica de al menos un 15% de estas personas: 16.7 millones pasarían a pertenecer a estratos de bajos ingresos, pero aún fuera de la pobreza, en tanto que 2.5 millones quedarían en situación de pobreza, principalmente no extrema.