JA Teline V - шаблон joomla Форекс
24
Mon, Sep
128 New Articles

Chiapas es el caos

Editorial
Typography

Para males de Chiapas y su población, están por concluir los peores doce años de gobiernos malogrados en la entidad; encabezados por dos personajes –Juan Sabines y Manuel Velasco-, que tienen mucho en común: ambos construyeron un mundo alterno a la realidad de Chiapas. Uno por sus adicciones y, el otro, porque no sabe diferenciar entre el mundo real y lo irreal.

 

Lo verdaderamente grave, es que existe la posibilidad en que el 1 de julio, con el voto de los miserables, que van a ser acarreados para votar por un gobierno que ha perdido todo sentido de responsabilidad, Chiapas tenga otros seis años de desastre social, que terminaría socavando toda posibilidad de construir un Chiapas mejor y más igualitario.

Para Manuel Velasco Chiapas carece de importancia, nunca ha estado dentro de sus preocupaciones. En realidad, sólo fue el pretexto y la oportunidad de un enriquecimiento impune. Los más cinco años de gobierno de Velasco Coello han sido un desastre, en el que fácilmente se le puede sintetizar con diez palabras: ineficacia, corrupción, pobreza, frivolidad, indiferencia,  despilfarro, caprichos, opacidad, incertidumbre  e impunidad.

La gran paradoja de esa descripción, es que ninguna de las palabras empleadas tiene un sentido positivo. Por eso resulta inentendible que de último momento el partido verde quiere reelegirse como gobierno en la entidad. Y para ello emplee a tres personajes cínicos, siniestros y sin escrúpulos como son Fernando Castellanos, Enoc Hernández y Eduardo Zenteno, para organizar una campaña política con actos faraónicos, en donde difunden fotografías de los eventos con un gran respaldo popular, que de ser ciertas esas fotos y no truqueadas como se especula, entonces se estaría confirmando el uso de  recursos públicos, debido a que sólo a través del empleo de éstos se puede movilizar los contingentes como se viene haciendo en la campaña del partido verde y sus aliados.

En estos más de cinco años en Chiapas no hubo obras significativas o programas exitosos como para que haya respaldo, agradecimiento o reconocimiento al actual gobierno, y que esto se traduzca en las comunidades en júbilo en la recepción a Fernando Castellanos en sus mítines de campaña a la gubernatura. Es más, la aceptación a este gobierno no sobrepasa el 20 %, y existe una crítica generalizada al incumplimiento sistemático de Manuel Velasco y su gobierno a los compromisos políticos que estableció. En el que fácilmente se puede decir que el gobernador no tiene palabra, como para que ahora se quiera respaldar voluntariamente a su pupilo para la gubernatura.

El malestar que hay hacia Manuel Velasco y su gobierno se menciona con claridad en el desplegado publicado el día de ayer en el periódico Milenio, de la Ciudad de México, en el que se demanda la destitución del gobernador para que deje de hacerle daño a Chiapas. El contenido de este documento no es asunto menor, porque refleja con cifras el hartazgo y rechazo a un personaje que no ha sabido responder a las circunstancias que Chiapas requiere. Esto es una realidad inobjetable, aunque los autores del desplegado lo hayan realizado de manera anónima y cobijados en diferentes siglas y logotipos de grupos y organizaciones, que rápido salieron a desmentir que hayan firmado tal documento.

Chiapas es la viva imagen del caos, y una mala decisión en las elecciones para gobernador del 1 de julio significaría el desastre total.