JA Teline V - шаблон joomla Форекс
20
Mon, Aug
140 New Articles

Continuidad o ruptura del gobierno en Chiapas

Editorial
Typography

El historiador Daniel Cosío Villegas señaló que los gobernantes en México se caracterizan por un estilo personal para gobernar, pero nunca se imaginó que el peor de esos estilos fuera el de la coprocracia –el gobierno del excremento-, que se caracteriza por el desorden, el cinismo, la corrupción y la indiferencia, en donde se considera que el ejercicio de gobierno es irrelevante.

 

En Chiapas se tiene un gobierno característico de la coprocracia. La situación social y económica de la entidad ha llegado a condiciones críticas y la respuesta del gobierno  no es sólo la indiferencia sino que de manera frívola, tomó la decisión  de despedir a miles de trabajadores, con la finalidad de reducir el gasto y tener un ahorro que le permita estar en condiciones de hacer las devoluciones económicas a la secretaría de hacienda -de un monto superior a los 8 mil millones de pesos- que fueron detectadas  por la Auditoría Superior de la Federación como un gasto con irregularidades. Esto significa que este gobierno decidió sacrificar a sectores de la población al desempleo, que proceder al fincamiento de responsabilidades a funcionarios públicos que incurrieron en irregularidades y desvíos del presupuesto.

El futuro inmediato de Chiapas se prevé cada vez peor, en virtud de que no existen políticas de contención que mitiguen la crisis económica que se está viviendo y que se prevé que los próximos años sean peores.

Junto a esta crisis económica y financiera de la entidad se constituyó un gobierno que perdió todo sentido y que de manera permanente envió señales de incertidumbre, en donde creció la desconfianza a todas las acciones de gobierno, misma que fue creciendo ante el incumplimiento de los compromisos que el gobernador Manuel Velasco establecía con los grupos y las personas.

La situación social de Chiapas debiera de obligarnos a una convocatoria a un pacto  para evitar el precipicio que se avecina. Pero el gobierno está muy lejos del papel que se esperaba debía desempeñar y se convirtió en el principal factor de división de los chiapanecos, y con la intervención grosera que tuvo en el proceso electoral se convirtió en el principal promotor de la violencia y de los derechos políticos de la población, sobre todo de los pueblos indígenas a quienes los dejó sin representación política en el Congreso de la Unión y en el Congreso Local.

El triunfo de MORENA, pactado en Chiapas con el gobernador y el partido verde, abre la posibilidad de construir un gobierno diferente, con nuevas ciudadanías, que exijan sus derechos, pero que fundamentalmente reviertan la continuidad de este gobierno de coprocracia. La tarea es esperanzadora, pero no se puede perder de vista que existen más condiciones de continuidad que de cambio, debido a que la corrupción inundó toda la esfera de la administración pública y el propio gobernador electo, Rutilio Escandón y sus principales colaboradores, se encuentran penetrados por la corrupción y no pueden ocultar su complicidad y participación en el despilfarro y la frivolidad del estilo personal de gobernar de Velasco Coello, cuyo gobierno se ha descrito a través de 10 palabras: ineficacia, corrupción, pobreza, indiferencia,  despilfarro, caprichos, opacidad, frivolidad, incertidumbre e impunidad.

Esta descripción refleja el profundo malestar en la población hacia el gobernador, quien finalmente le va a exigir a Rutilio Escandón el castigo a los funcionarios del gobierno anterior, y mientras más tiempo pase sin que se aplique la ley a los excesos y abusos cometidos por Velasco Coello, aunque llegue a tener fuero como senador, más fuerte terminará siendo la ruptura  de sectores de la población con el gobierno de Rutilio Escandón.