JA Teline V - шаблон joomla Форекс
14
Mon, Oct
126 New Articles

EN LA MIRA

Columnas
Typography

Nueva autopista a Palenque no puede esperar más

La cancelación de la autopista San Cristóbal de las Casas – Palenque, anunciada por el presidente Andrés Manuel Obrador durante su última visita Chiapas, ha caído como “balde de agua fría” para miles de habitantes de la región y un importante sector turístico que finalmente había fincado sus esperanzas en las promesas de la Cuarta Transformación para hacer realidad el principal proyecto de infraestructura carretera de la última década.

Las declaraciones de López Obrador sobre el cambio de planes en torno al proyecto no son asunto que deba tomarse con ligereza, apunta a convertirse en el mayor fracaso del Gobierno Federal dentro de la entidad chiapaneca. Y es que, dicha autopista se ha postergado durante muchos años debido a la incapacidad de gobiernos anteriores para generar acuerdos y desarticular a los grupos de intereses oscuros que se esconden detrás de las comunidades indígenas opositoras.

Fue el propio Andrés Manuel quien se encargó de asegurar reiteradamente que su gobierno concretaría finalmente el ambicioso proyecto que Calderón y Peña Nieto no pudieron hacer realidad. La autopista San Cristóbal-Palenque se convirtió desde las precampañas en una de sus principales propuestas de infraestructura turística, comercial y de conectividad humana para Chiapas.

Y no es para menos. Se trata de un megaproyecto que ha demorado por lo menos 15 años en la antesala, con innumerables estudios de justificación y factibilidad, respaldados por organismos empresariales, agrupaciones turísticas, especialistas en protección civil, expertos en desarrollo económico y análisis en materia de seguridad pública, que no han dejado dudas sobre la necesidad de su urgente ejecución.

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto el proyecto tuvo una inversión inicial autorizada de 10 mil millones de pesos para un proceso de construcción que arrancaría en 2014 y concluiría antes de finalizar el 2018. Sin embargo, las cosas no salieron conforme lo planeado. Para 2017, el fracaso de las negociaciones con las comunidades indígenas terminaron convirtiendo el proyecto en una simple remodelación de la vieja carretera, con un presupuesto de apenas 250 millones de pesos.

Se trata de un proyecto de rehabilitación o modernización que no resuelve el problema, por el contrario significa un derroche de recursos millonarios que sólo postergan la aplicación de la obra verdaderamente necesaria. Y es que, la vieja carretera entre San Cristóbal de las Casas y Palenque se convirtió desde hace mucho tiempo en territorio sin ley a merced de comunidades violentas y grupos vandálicos.

La propagación de topes, retenes y bloqueos carreteros se han vuelto pan de todos lo días dentro del viejo trazo carretero. Es, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, una de las carreteras más inseguras de la entidad, no sólo por la alta incidencia de asaltos carreteros, sino también por la presencia de agrupaciones paramilitares.

Por eso la preocupación de grupos empresariales y prestadores de servicios turísticos respecto al reciente anuncio de López Obrador para volver a transformar el proyecto de la nueva autopista en otro plan de modernización, como el anunciado por Peña Nieto. El asunto es tan emergente que, de ser necesario, los empresarios chiapanecos estarían dispuesto en invertir en la construcción de la autopista, aseguró hace unos días el Centro Empresarial de Chiapas (CCE).      

La cancelación de la autopista San Cristóbal – Palenque no sólo se convertiría (de manera muy prematura) en el mayor fracaso de la Cuarta Transformación en Chiapas, también sería un duro golpe para las esperanzas puestas en un proyecto de infraestructura estratégica que no puede esperara más, que requiere verdadera habilidad política y determinación para finalmente convertirse en la obra del sexenio… así las cosas.