JA Teline V - шаблон joomla Форекс
31
Tue, Jan
119 New Articles

CHIAPAS: MENOSPRECIO POR LA CULTURA

Columnas
Typography

Aunque en el discurso gubernamental se proclame que el arte y la cultura son factores prioritarios porque impulsan el desarrollo de la sociedad, en la práctica el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas menosprecia esta expresión humana. Insensible e insensata dicha actitud.

No tenemos noticias de ningún Plan Estatal de Desarrollo Cultural, ni actividad  editorial alguna, pese a que en el segundo semestre del 2019 se puso en marcha el programa de Fomento a la lectura, pero aún no retiran un candado que impide que un mismo autor publique más de dos libros. Imaginen que a una escritora tan prestigiada como lo es Elva Macías, Premio Chiapas en Arte, por cierto, le nieguen publicar dos títulos en un mismo período, a menos que transcurra una década.

En el 2019, el gobierno de Rutilo Escandón Cadenas tampoco publicó la convocatoria al Premio Chiapas en Ciencias y Artes y, por ende, no hubo ceremonia de premiación. Al respecto, cabe precisar que este galardón fue instituido en 1952 por el Gral Grajales y convocado por el área correspondiente, aunque desde hace dos sexenio al menos la convocatoria es generada por la Secretaría de Educación Pública en la rama de Ciencias y por el Consejo Estatal para las Culturas y las Artes (Coneculta-Chiapas), justamente en esta área.

De acuerdo con el Decreto No. 169, del 24 de Abril de 2012, Art. 52 y 44, de la Constitución Política del Estado de Chiapas, 5 y 8 de la Administración Pública del Estado de Chiapas, 48 Fracción II del Reglamento Interno de la Secretaría de Educación, y del Art. 1 y 2 del Decreto por el que se  instituyó el Premio Chiapas, los triunfadores perciben un monto en efectivo y, en  los primeros cinco días de cada mes, una pensión vitalicia.

Al respecto, desde la época de Juan Sabines Guerrero y de Manuel Coello Trejo, ambas administraciones señaladas como las más corruptas, han retenido estas pensiones un par de meses. Sin embargo, el actual gobierno se pasó de tueste, corroborando con esto su menosprecio por el arte y la cultura: es sabido que en los últimos cinco meses del pasado año de 2019, las pensiones vitalicias “duermen” en alguna cuenta del titular de Hacienda estatal y, si se agrega enero del presente 2020, ya son seis meses, medio año de JINETEO de las pensiones vitalicias de los 54 creadores.

Si los galardoneados reclaman, en la SEP responden que la nómina ya la enviaron a la Secretaría de Hacienda del gobierno del Estado. Y mientras unos a otros se avientan de manera irresponsable la pelota, los Premios Chiapas, adultos mayores por supuesto y algunas viudas, continúan sin percibir ningún recurso monetario.

Inhumano e injusto el manoseo que mes a mes realizan estas dependencias del Ejecutivo. El problema es que los beneficiarios por ser algunas viudas y, otros, adultos mayores, están supeditados al monto de la pensión vitalicia del Premio Chiapas. Es, por supuesto, su único ingreso.

Los responsables de la SEP y de Hacienda tampoco pueden argumentar la falta de dinero, puesto que para ello se tiene una partida en el presupuesto del gobierno. Pero ambas dependencias no cumplen con esto, seguro porque el propio gobernador les dio instrucciones (ningún funcionario se va por la libre). En este sentido, el único responsable es el doctor en Derecho Rutilio Escandón Cadenas, quien ha pregonado que la cultura modifica a la comunidad y sirve para contrarrestar la violencia porque, de acuerdo a su función social, beneficia directamente a la sociedad chiapaneca. El discurso es excelente, aunque la práctica es un cero a la izquierda.

Concebido en su oportunidad por el Gral. Grajales desde 1952, el Premio Chiapas se ha entregado a numerosos intelectuales, científicos sociales y artistas cuya obra beneficia a la entidad, como Rosario Castellanos, Jaime Sabines y  Enoch Cancino Casahonda, así como a los “espigos” Eraclio Zepeda, Juan Bañuelos y Óscar Oliva. A científicos sociales como Jan de Vos, Thomas Lee, Andrés Fábregas Puig, Carlos Navarrete, Plácido Humberto Morales y Jacinto Arias Pérez,  primer indígena (tzotsil) en recibir esta distinción. Artistas como Luis Alaminos y Lola Montoya;  escritores como Efraín Bartolomé, Óscar Bonifaz y María del Socorro Trejo Sirvent, entre otros.

Cierto es que algunos gobernadores, como Juan Sabines Guerrero, privilegiaron a sus amistades, pese a no tener los méritos suficientes y además han jineteado las pensiones vitalicias, reteniéndolas, y usufructuando los intereses, al que, por supuesto, ahora se agrega el Dr. en Derecho Rutilio Escandón Cadenas. Es posible que este último olvide que todo tiene una repercusión. O acaso apuesta a la aparente falta de memoria histórica del chiapaneco medio?