JA Teline V - шаблон joomla Форекс
08
Sat, Aug
123 New Articles

Í N D I C E . . .

Columnas
Typography

LOZOYA; JUICIO DEL SIGLO O FARSA…

El círculo Peña, Odebrecht y Pemex…

Gobierno peñista, el más corrupto…

Pacto por México que vendió al País…

Emilio Lozoya, el “preciso consentido”…

CORRUPCIÓN QUE SE HEREDA…

“El mundo está regido por el dinero; el dinero es del diablo y corrompe hasta al más Santo de los hijos del Señor; pues, en arcas abiertas hasta el más justo peca”. Son sentencias que se cumplen y en el ámbito mexicano, se confirman.

Hay que reconocer que el fenómeno de la corrupción no es un descubrimiento del nuevo siglo XXI, el que apenas va a cumplir su quinta parte y que ya se califica como el de más corruptos en la historia posrevolucionaria de México. Desde el inicio de los nuevos gobiernos (federal y estatal de Chiapas) en la “ansiada transición” del año 2000, los índices de corrupción se extralimitaron.

Sostengo mi tesis, que los niveles de corrupción que se vinieron manteniendo durante los 71 años de poder político-administrativo del PRI y se potenciaron en el sexenio 1988-94 con CARLOS SALINAS DE GORTARI, fueron superados en rapiña, cinismo, saqueo e impunidad, a partir de la “transición democrática” panista (2000-2012) y el regreso del PRI al poder y la residencia de “Los Pinos”, desde donde entonces se gobernaba.

Tienen razón los chairos, fifís, conservadores, liberales, neoliberales, amlovers y todos en este país, cuando dicen que “el PRI inventó los métodos de corrupción”, a los que hay que sumarles la percepción de que “con PEÑA NIETO se disparó el robo, el saqueo, el abuso del poder, y el enriquecimiento ilegal escandaloso”. Que ENRIQUE PEÑA NIETO –hasta hoy—es considerado el Presidente de México más corrupto en la historia del País.  

Los antecedentes de PEÑA NIETO vienen desde su incursión como Gobernador del Estado de México, cuando todo se podía hacer, sin tener ninguna repercusión judicial. Todos se tapaban con la misma sábana. Ya como Presidente de la República se distinguió en los medios de comunicación tradicionales y redes sociales como un ignorante (por aquello de los tres libros que no supo mencionar), pero ambicioso del poder y el dinero.

Su proclividad al ejercicio del poder de manera absoluta, con arreglos sospechosos y negocios al margen de los intereses de la Nación, lo llevaron a concertacesiones con líderes de partidos políticos y bancadas legislativas, como la firma del “Pacto Por México” y la aprobación de las suspicaces “Reformas Estructurales”, que sirvieron para vender el país a través de la apertura a la iniciativa privada y el dinero extranjero en el sector eléctrico y energético, llámese Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (PEMEX).

LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL 2012…

Para nadie es un secreto las negociaciones cupulares en la transición presidencial con acuerdos meta-constitucionales, blindajes y protección post-sexenal del actual gobierno y Presidente al ex Mandatario ENRIQUE PEÑA NIETO. El método de vender al partido (en este caso el PRI) y la entrega del poder, lo inventó el ex Presidente ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN, quien primero minimizó a “su” partido y luego vendió la presidencia de la república al PAN y VICENTE FOX QUESADA, por un blindaje total.

El operador de aquella jugosa transacción PRI-PAN, fue el entonces Secretario de Gobernación, DIÓDORO CARRASCO ALTAMIRANO, ex Gobernador de Oaxaca y después Secretario de General de Gobierno en Puebla, terminando en el padrón de militante panista.

Después de doce años de gobiernos panistas (FOX 2000-2006 y CALDERÓN 2006-2012), llegaron los acuerdos cupulares con el PRI y el ex Gobernador del Estado de México, ENRIQUE PEÑA NIETO; un candidato presidencial bien posicionado y mejor vendido; con un arrastre tan impresionante que despertó demasiadas expectativas como desilusión-frustración a medio camino de su sexenio.

Es durante la campaña presidencial 2012 qué PEÑA NIETO y su equipo proselitista encabezado por LUIS VIDEGARAY CASO, que “pasaron la charola por todos lados”, inclusive a los gobiernos de los Estados como sucedió con Chiapas, donde se asegura que JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO aportó –de los recursos públicos—más de 5 mil millones de pesos, que le sirvieron para conectarse con el Presidente PEÑA y pagar su cuota por el cargo de Cónsul que funge en Orlando, Florida, Estados Unidos de Norte América, que le fue ratificado por el SEÑOR LÓPEZ y la 4T.

Ante esas evidencias de corrupción, no se puede ocultar la participación financiera de la empresa brasileña ODEBRECHT en la campaña presidencial de PEÑA NIETO y los sobornos ya aceptados por más de 10.5 millones de dólares, que servirían a la vez, para obtener información privilegiada y ganar licitaciones de obras millonaria. Tampoco se puede ocultar ya, que el operador y enlace en esas truculentas transacciones fue EMILIO LOZOYA AUSTIN, a la postre Director General de PEMEX.

LOZOYA AUSTIN es un agente de PEÑA NIETO en muchos negocios, sobre todo los relacionados con PEMEX y el presunto cohecho a diputados y senadores para aprobar las “Reformas Estructurales”, particularmente la Ley Energética. La otra es la compra de la fábrica chatarra de “Agro-Nitrogenados” de Pajaritos, Veracruz en contubernio con el dueño de “Altos Hornos de México”, ALONSO ANCIRA, quien también fue y está detenido en una prisión en España.

EL JUICIO SIN JUICIO A LOZOYA…  

La frase de don BENITO JUÁREZ GARCÍA: “A los amigos, justicia y gracia. A los enemigos, la Ley a secas” ya no se menciona en los discursos porque se traduce en impunidad, porque “la gracia” es, “el don o favor que se hace sin merecimiento particular y concesión gratuita; es la benevolencia y amistad de alguien; es el perdón o indulto de pena que concede el poder competente”, menciona el periodista CARLOS LAVÍN FIGUEROA (“La Voz del Norte” de Sinaloa) en un artículo sobre los aciertos y errores del “Benemérito de las Américas”. 

Esa simple expresión que denota impunidad, se traduce hoy en el juicio que se le sigue al ex Director General de PEMEX, EMILIO LOZOYA AUTIN, donde la Fiscalía General de la República “lo mima” y “protege”; mientras el Presidente LÓPEZ instruye desde su púlpito un “trato de consideraciones” para conocer a fondo el modus operandi de las redes de corrupción en PEMEX “y la recuperación de dinero” que es lo que importa.

Las formas son fondos, como decía el maestro JESÚS REYES HEROLES y aquí la FGR y el propio Presidente NO están cuidando ninguna de esas dos aristas. Han filtrado información que debería estar reservada al proceso y el Fiscal GERTS MANERO ha provocado sospechas de un arreglo en lo obscuro e ilegal a favor de LOZOYA AUSTIN. Hasta hoy el “extraditado” no ha pisado la cárcel y lo más suspicaz es que no se le ha visto y solo se sabe que está recluido en el hospital “Ángeles” del Pedregal.

El caso LOZOYA, ODEBRECHT y PEÑA NIETO, donde están involucrados diputados y senadores del Congreso de la Unión 2012-2018, en delitos de corrupción y “pago por evento” para la aprobación de las “Reformas Estructurales” y la Ley Energética, es delicado y grave, pues la danza es de miles de millones de pesos y dólares.

Para empezar, hay un presunto soborno de 10.5 millones de dólares por parte de ODEBRECHT a la campaña de PEÑA NIETO a través de su operador internacional, EMILIO LOZOYA AUSTIN, por la que posteriormente obtuvo un beneficio por 39 millones de dólares.  En los corrillos políticos y policiacos se han filtrado datos relevantes como las transferencias de la empresa de ALONSO ANCIRA (Altos Hornos de México) a la hermana de LOZOYA, GILDA SUSANA por más de 3 millones de dólares de junio a noviembre de 2012, con lo que compraron una residencia en la alcaldía Miguel Hidalgo de la Ciudad de México.

Hubo otras transferencias bancarias desde una sucursal de Monclova, Coahuila, a una cuenta en Ginebra, Suiza por 500 mil dólares americanos; después por 1 millón de dólares y otra por la misma cantidad. En la danza de dineros hay un “paso doble” por 3 mil millones de pesos relacionados con “Altos Hornos de México” y EMILIO LOZOYA AUSTIN, y la compra de la fábrica chatarra “Agro-Nitrogenados” por 8 mil millones de pesos.

El asunto LOZOYA, ODEBRECHT, PEÑA NIETO, ALONSO ANCIRA, Altos Hornos de México, Pemex y la confabulación del ex Secretario de Hacienda peñista, LUIS VIDEGARAY CASO, me parece grave y de un alto nivel de corrupción; lo que no sucede ni piensan en el seno de la Fiscalía General de la República, que desde el primer momento de la llegada del “extraditado” en proceso judicial, fue protegido, escondido, mimado, y van a la exoneración de culpas para no llegar a la otra punta de la madeja que representa el ex Presidente ENRIQUE PEÑA NIETO y su gavilla.

Lo demás, todo está visto, oído y revelado por los medios de comunicación tradicionales –como se le dice ahora a la televisión, radio y prensa escrita—y las redes sociales. La FGR, el Gobierno de la 4T y el propio Presidente LÓPEZ OBRADOR, están bajo sospecha de contubernio y complicidad, por la protección pertinaz y recurrente a la delincuencia organizada y ahora de los “amigos” de “cuello blanco” a los que presuntamente convino blindar contra cualquier indicio de investigación judicial… 

Se acabó el mecate… Y ES TODO…