JA Teline V - шаблон joomla Форекс
08
Sat, Aug
123 New Articles

El nuevo rostro de Chiapas

Editorial
Typography

Con las ciudades cubiertas de luto por los fallecimientos ocasionados por el virus Covid 19 y la amenaza de la mayor crisis económica que pone en riesgo la soberanía alimentaria, Chiapas representa hoy día el rostro de pobreza, inseguridad y de ingobernabilidad que es lo que ya no se quiere vivir.

La situación real de los problemas de la entidad y no el del mundo ficción en el que se mueven las autoridades, obliga a una convocatoria hacia una reflexión colectiva para definir los nuevos rumbos de Chiapas con el fin de mejorar la convivencia y las condiciones de vida de la población, pero esta convocatoria no significa un manida unidad chiapaneca, pues se debe respetar la pluralidad política y rechazar todo tipo de manifestación de sumisión y/o de entreguismo como recurrentemente lo han hecho un grupo de personas en los distintos gobiernos de la entidad.

Chiapas viene de 12 años de gobiernos desafortunados y de desaciertos en el ejercicio del poder y de seguir con la misma política de indiferencia, se está asegurando un período 18 años de malos gobiernos, en el que prevalece la violencia y la inseguridad acompañada por la crisis sanitaria, que por el mal manejo de ocultar información y publicitar datos falsos se prevé que este problema permanezca hasta el próximo año.

Desafortunada y lamentablemente la administración de Rutilio Escandón es de anuncios mediáticos, ya sea a través de boletines o de videos sin que se atiendan y resuelvan los problemas que padece la sociedad. En el que Chiapas está siendo condenada a no tener futuro, sino solo un pasado trágico que se reproduce una y otra vez.

El mundo ficción que recubre al gobernador y a su gabinete, contrasta radicalmente con la percepción de muchos sectores de la población que consideran que no se toman decisiones de gobierno y que los problemas se han acrecentado, a punto tal que la violencia, la inseguridad y la violación a derechos humanos, son parte de la normalidad con la que las personas se acostumbraron a vivir, lo interiorizaron y se encuentran conformes con ese destino.

Sin embargo hay un malestar en la población que no se puede pasar por alto, es la creciente falta de generación de empleos, problema que se agudizó con el cierre de miles de negocios ocasionado por la pandemia, en la que el gobierno no quiere emprender con un programa de estímulos para fomentar las actividades agropecuarias y el crecimiento económico.

La ausencia de gobierno es la consecuencia de la inexistencia de programas de gobierno, en el que no se están tomando las medidas preventivas para enfrentar la crisis económica que se avecina, que va a incrementar considerablemente los índices de pobreza en la entidad y que va a provocar una reducción de la producción agrícola, que sigue siendo la principal actividad económica del Estado.

En innumerables ocasiones se ha señalado la urgencia de contar con un programa emergente de recuperación económica y un nuevo pacto político, en donde se diseñe y se privilegie los nuevos rumbos de Chiapas y no los intereses electorales que prevalecen en los funcionarios de esta administración, que se olvidaron de gobernar, pero que tienen ya como único propósito ganar las próximas elecciones, cuando ya demostraron que no saben qué hacer con el gobierno.