JA Teline V - шаблон joomla Форекс
15
Sun, Sep
123 New Articles

No más mentiras sobre la seguridad en Chiapas

Editorial
Typography

La inseguridad se apoderó de Chiapas, pero ni el gobernador ni sus funcionarios se dan por enterado. Ellos siguen el mismo discurso del antiguo régimen en el que se  vende la idea de que todo está muy bien y minimizan los problemas.

Asombra el cinismo y la irresponsabilidad cuando anuncian que la inseguridad disminuyó y que eso se debe gracias al trabajo del gobernador y a la mesa de seguridad, cuando la realidad es otra; la fiscalía general del Estado manipula la información y el registro de los delitos, porque no se levantan las denuncias de los afectados sino que se elaboran actas administrativas que suelen archivarse. Dicho en otras palabras, la fiscalía en Chiapas juega con el dolor de las personas y oculta información de los delitos que a diario se cometen.

La administración de Rutilio Escandón debe dejar de mentir en materia de seguridad, porque una cosa es la percepción que tiene el gobernante y otra la percepción de la ciudadanía que sufre los embates de la delincuencia. Lo grave es que se contrata la transmisión de un programa de televisión para difundir las mentiras del gobierno, que busca a toda costa hacer creer que Chiapas es un Estado seguro, cuando hay carreteras que no se pueden transitar por las noches.

La inseguridad en la entidad está acompañada por indignación y un profundo malestar en la población por la poca capacidad de respuesta que tiene el gobierno. El viernes asalta y matan a una persona sobre el Boulevard Belisario Domínguez, el sábado asalta a una persona adentro de un gimnasio en Tuxtla; en Tapachula, el sábado roban al interior de la Iglesia La Resurrección,  el domingo en SCLC asesinan a un agente ministerial de Tabasco y hieren a su esposa y una hija; en Palenque una persona al interior de un bar con arma de fuego hiere a cuatro personas; en Pueblo Nuevo Solistahuacán dos bandas de delincuentes se enfrentan a balazos y hay dos muertos y personas que laboran en el hospital son secuestradas; en Berrozábal es asesinado un poblador con el mismo modo operandis de sicarios en motos; en SCLC dos deportistas son secuestradas por miembros de una comunidad y exigen rescate. Si esto no es inseguridad, entonces el gobernador del Estado en compañía del fiscal general y la secretaria de seguridad  nos tienen que explicar que es la inseguridad para estos funcionarios.

Las reuniones mañaneras de la mesa de seguridad no han funcionado y la razón fundamental de que no funciona se debe a que Chiapas es una sociedad en la que la ley no se aplica. Situación que conduce a una impunidad del 99 %.

En Chiapas no hay un plan estatal de seguridad y prevención del delito. Mucho de la ausencia de trabajo en materia de seguridad viene recayendo en los municipios, cuando éstos no son los culpables. Los municipios no tienen atribuciones para el combate de la delincuencia en el que su labor es sólo preventiva.

Chiapas tiene hoy serios problemas de gobernabilidad y graves problemas de inseguridad pero el gobernador Rutilio Escandón señala que muy bien y que puede estar mejor. Lo cierto es que la administración de Rutilio es la continuidad del desastre chiapaneco y en nada se diferencia de los gobernadores que lo precedieron. Continúa con la misma indiferencia, impunidad, corrupción, frivolidad, caprichos, opacidad, ineficacia y rencor.