JA Teline V - шаблон joomla Форекс
20
Sat, Jul
142 New Articles

Manuel Velasco fue el gran elector

Editorial
Typography

Qué es lo que hay que celebrar en Chiapas con el triunfo de lo que se denomina como la 4t que condujo a Rutilio Escandón a la gubernatura del Estado. La respuesta no puede ser más que una felonía: el quiebre de la democracia.

En Chiapas el 1 de julio del 2018 representa la culminación de la alianza de Manuel Velasco con López Obrador, una alianza que se tejió fino, con poca resistencia social y que garantizó el triunfo de las opciones políticas no de MORENA sino del “Güero. Representa el éxito electoral de un gobernante que movió las piezas del ajedrez político adecuadamente para garantizar la continuidad de la mediocridad en el gobierno y la impunidad.

Rutilio Escandón está incapacitado para celebrar el triunfo electoral porque resulta más que obvio que él no fue el vencedor sino Manuel Velasco. El exgobernador dividió la alianza del PRI, buscó controlar las candidaturas de todos los partidos y al último, días previos de las elecciones, bajó de la contienda al candidato del Verde, que en pocos días de campaña rebasó la intención del voto a favor de MORENA encabezada por Rutilio Escandón.

Rutilio Escandón fue el beneficiario de la estrategia política de Manuel Velasco a quien lo protegió como un niño desvalido, en donde el exgobernador se entrometió en las decisiones del propio órgano electoral y le impuso condiciones para  evitar el descarrilamiento de quien terminó siendo su alfil.

El momento de mayor exceso del poder de Manuel Velasco sobre el IEPC es cuando ordenó la cancelación del segundo debate, bajo el supuesto de que no habían condiciones por la existencia de la protesta magisterial, cuando el Estado es el órgano responsable de garantizar plenamente la seguridad del proceso electoral. Lo sublime de ese control electoral que ostentó Manuel Velasco es cuando el propio candidato del PRI, Roberto Albores Gleason, se convirtió en el promotor de la cancelación del segundo debate, que tuvo como único propósito proteger a Rutilio Escandón de la exhibida a la que iba a terminar expuesto, en el que iba a salir a flote la corrupción del tribunal de justicia en el que fue el presidente, con los bienes y riqueza mal habida de sus principales colaboradores que paradójicamente lo acompañan como funcionarios de lujo en el gobierno...

La soporífica campaña que realizó Rutilio Escandón no le daba para ganar si Manuel Velasco no truquea los resultados electorales. Al respecto los resultados duros de las elecciones son irrebatibles: Andrés Manuel López Obrador obtuvo un poco más de un millón 400 mil votos en Chiapas; Eduardo Ramírez Aguilar obtuvo un poco más de un millón 300 mil votos como senador y Rutilio Escandón solo obtuvo un poco más de 900 mil votos, una cantidad de votos menor, lo que significa que Rutilio no le aportó votos  al triunfo de López Obrador como sí le aportó el Partido Verde y obviamente Manuel Velasco, quien siempre tuvo bajo control el proceso electoral.

En las elecciones de julio del año pasado en Chiapas el voto no fue libre sino que todo fue inducido por un elector, Manuel Velasco, que como sucede en la historia política de México al heredar el poder, se equivocó.